La última excentricidad de Dubái es la instalación de la tirolina más alta en un ambiente urbano, a 170 metros del suelo.

¿Te imaginas utilizar un arnés al mejor estilo de Superman y poder ver la ciudad mientras vuelas? Esta experiencia es posible y debes viajar a Oriente Medio para vivirla.

Dubái no deja de sorprendernos con sus atracciones. Lo último es la tirolina más larga del mundo en un ambiente urbano. Una experiencia solo para los más valientes.

Desde ella se puede ver la ciudad mientras te desplazas a 80 kilómetros por hora. Tiene un kilómetro de longitud y queda suspendida a 170 metros del suelo. Con una inclinación de 16 grados, ofrece una perspectiva visual de Dubái verdaderamente envidiable.

Recorrido de nervios

La tirolina ha sido bautizada con el nombre de XLibe Dubái Marina. La aventura comienza en la cima de las torres Amwaj, en Jumeirah Beach Residences, y cruza por encima del agua hasta llegar al Centro Comercial Dubái Marina.

Durante el recorrido se puede contemplar la Marina Dubái, la Torre de Cayac y la Torre de la Princesa, esta última considerada la más alta del mundo.

La tirolina fue diseñada para que propios y visitantes vivan una experiencia única. Para subir a ella es preciso tener entre 12 y 65 años de edad, medir más de 130 centímetros y pesar no menos de 50 kilogramos y no más de 100.

Un viaje de 150 euros

Sin embargo, para disfrutar de esta atracción con la que Dubái ha sorprendido a sus ciudadanos y a los visitantes hay que pagar una cantidad digna de la experiencia. Hacer el vuelo en solitario tiene un precio de 150 euros, y en pareja se pagan 277 euros.

Aún hay más. La experiencia perdurará durante años, ya que sus creadores han pensado en todo. Con una serie de cámaras GoPro se realiza un vídeo personalizado y se capturan fotografías en los mejores momentos.

Algunas personalidades ya han vivido la adrenalina de la tirolina. Uno de ellos ha sido Sheikh Hamdan binRashid Al Maktoum, príncipe heredero de Dubái.

Álvaro Díaz

¡Esto tienes que compartirlo!