Las abuelas siempre lo dicen: la naturaleza es sabia. Sus plantas pueden ofrecer beneficios a tu salud o causar graves daños en ella.

Por eso, si quieres recurrir a las plantas medicinales, debes investigar bien sobre su función y la correcta forma de aplicarla. Es importante recordar que no todas las plantas son buenas para ti, y que la mejor opción siempre es acudir a un experto. Pero hay ciertas situaciones en las que la naturaleza puede solucionar algunos inconvenientes. Es por ello que, a continuación, te hablamos sobre las plantas más beneficiosas y de qué forma puedes usarlas:

Aloe Vera

Seguro que ya la conocías. Esta planta es un ingrediente básico en algunas pomadas creadas para tratar heridas. Y por una buena razón. El aloe vera ayudará a que tus heridas cicatricen con mayor rapidez, y son muy buenas para tratar quemaduras o lesiones en la piel. Solo necesitas aplicar un poco sobre la superficie lesionada y verás que mejorará progresivamente.

Árnica

Es una planta tóxica. Por eso, no debes ingerirla. Nunca y bajo ninguna circunstancia. Pero su uso externo aporta beneficios para la salud. La planta tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ser usadas para tratar golpes o dolores musculares. Solo debes aplicar la infusión en la zona que desees. Pero recuerda que es tóxica y, en consecuencia, su uso solo puede ser externo.

Ginseng

Puede ser utilizada cuando la persona tiene fatiga, cansancio extremo, estrés y ansiedad. Pero antes, debes prepararla de la forma adecuada. Haz una cocción de 1 gramo de la raíz de Ginseng en 250 cc de agua. Lo recomendable es tomar una taza del preparado por la mañana.

Es importante mencionar que las personas que estén tomando medicamentos antidepresivos no pueden ingerir el preparado de esta planta. Tampoco deben hacerlo quienes sufren de taquicardia o de insomnio. Estas son condiciones diferentes y deben ser tratadas con otros métodos. De igual forma, las personas que presenten otro tipo de condiciones deben consultar siempre a su médico antes de ingerir esta o cualquier otra planta medicinal.

Las plantas medicinales pueden resultar beneficiosas, pero hay que prestar gran atención a sus contraindicaciones. De lo contrario, una planta medicinal podría ser muy dañina. También es importante que consultes a tu médico antes de intentar algún tratamiento con cualquiera de estas plantas.

Eduardo Rada

¡Esto tienes que compartirlo!