Fumar es malo para la salud y para tus pulmones. Eso ya lo saben todos los fumadores y, aun así, toman la decisión voluntaria de encender el primer cigarro cada día.

Es adictivo y no pueden evitarlo, ¿o sí?

Sobre el hábito de fumar y las consecuencias de dejar de hacerlo se ha dicho mucho. Existen mitos y existen verdades. También hay la creencia popular de que dejar de hacerlo implica mucho tiempo, y que incluso puede resultar doloroso. Solo esa razón ha hecho que muchos fumadores continúen con este hábito, a pesar de querer dejarlo. Si quieres saber qué afirmaciones son ciertas, cuáles son falsas y cuáles son inciertas, continúa leyendo.

Es difícil dejar de fumar

No, no lo es. Esta afirmación va muy ligada a la creencia de que cuesta mucho eliminar el hábito. La verdad es que solo al pasar unas horas sin encender un cigarrillo tu cuerpo empieza a cambiar. Baja la presión arterial y ciertas funciones en el organismo empiezan a regularizarse. Tu cuerpo se empieza a adaptar a la falta del cigarrillo en cuestión de horas. Pero lo más probable es que, cuando las funciones del cuerpo apenas empiecen a normalizarse, ya estés fumando de nuevo. Eso es, en realidad, lo que evita que se elimine el hábito.

Incluso tus pulmones empiezan a mejorar después de nueve meses de haber eliminado la tendencia a fumar.

Las sensaciones cambian

Es cierto. Tus sentidos empezarán a cambiar. En concreto, el olfato y el gusto. Fumar afecta principalmente a estos dos sentidos. Si decides dejar de hacerlo, prepárate para experimentar olores y sabores diferentes. Este cambio lo sentirás con solo dejar de fumar durante dos días.

Estarás irritable

Lamentablemente, también es cierto. Nos encantaría decir que la transición es tranquila, sin mayores cambios de humor y, en general, con sensaciones positivas. Pero mientras tu cuerpo mejora, tus sentidos despiertan y tus pulmones sanan, también caen los niveles de nicotina en el cuerpo. Como consecuencia, puede que tengas dolor de cabeza, cansancio y mal humor. Es lo que se llama síndrome de abstinencia, y es lo que muchos temen. Pero la verdad es que es temporal, y significa que tu cuerpo se está liberando de la nicotina. Suele aparecer a los tres días de dejar el cigarrillo.

Mar Pons

¡Esto tienes que compartirlo!