Las medidas de la EBLM J0555-57Ab son un poco mayores a las de Saturno, aún así sigue siendo la estrella más pequeñas de todas las que se han encontrado hasta ahora.

Todo nuestro universo era solo una masa de gas antes del Big Bang, que formó las estrellas, los planetas y las galaxias. Gracias a esta hipótesis, los científicos de la Universidad de Cambridge, en sus profundos estudios sobre el universo, descubrieron la estrella más pequeña de la Vía Láctea.

La EBLM J0555-57Ab es la estrella más pequeña que se haya medido hasta ahora. Según destaca el estudio publicado por la universidad británica, pese a sus modestas dimensiones —para ser una estrella—, tiene la masa necesaria para permitir que el helio y el hidrógeno se fusionen y emitan energía.

Alexander von Boetticher, líder del estudio, dijo que este descubrimiento muestra “todo lo pequeña que puede ser una estrella”. La atracción gravitatoria de su núcleo es 300 veces más fuerte que la de la tierra y se encuentra a 600 años luz de nuestro planeta azul.

Una jovencita no tan joven

Aunque la EBLM J0555-57Ab es denominada una estrella enana, sus medidas son un poco mayores que Saturno, planeta que es 10 veces más grande que la Tierra. Sin embargo, es la más pequeña de todas las encontradas, al ser un 30% menor que la estrella TRAPPIST-1.

Las estrellas enanas, que tienden a ser 20% más pequeñas que la masa del Sol, aunque son las más numerosas en el universo, son poco exploradas y conocidas puesto que es complicado dar con ellas a menos que se desplacen cerca de un sistema mayor a su tamaño.

Una fuente de agua en el firmamento

Aunque son más difíciles de encontrar que los planetas, estas estrellas enanas son la referencia para encontrar agua líquida en la superficie de planetas similares a la Tierra.

Un claro ejemplo de las oportunidades existentes para hacernos con nuevas fuentes de agua es la estrella enana TRAPPIST-1, que sirvió como punta de lanza para descubrir un nuevo sistema solar formado por siete planetas en los cuales es posible albergar vida.

Las estrellas pequeñas representan nuevas posibilidades de encontrar vida, y son una demostración viviente de la vastedad del universo.

Mar Pons

¡Esto tienes que compartirlo!