Intimar por primera vez con una pareja puede generar muchos sentimientos y sensaciones. El sexo tiene múltiples beneficios y también puede presentar muchos problemas…

La parte buena es que, además de placer, aumenta el ritmo cardíaco y se liberan hormonas que te hacen sentir bien. Reduce los niveles de estrés y, por lo tanto, disminuye el riesgo de sufrir problemas cardíacos e infartos.

Sin embargo, también puede generar ansiedad, nervios o algunos otros problemas que terminan afectando el desempeño sexual de la persona y a su satisfacción. A veces provoca disconformidad y preocupaciones por un acto que solo debería ser placentero para las dos partes involucradas.

Los problemas más frecuentes durante el sexo suelen tener soluciones simples, aunque otras veces requieren visitas al médico. Te contamos algunos de ellos y cómo puedes superarlos.

Eyaculación precoz

Es uno de los problemas más habituales y que causa gran frustración. Especialmente en los hombres, que sienten que no cumplen las expectativas de su pareja. Algunos, incluso, llegan a sentir vergüenza o evitan cualquier tipo de interacción para no enfrentar esta problemática.

A pesar de la negación y de la presión social que muchas veces rodean este tema, gran parte de la población masculina lo ha sufrido en algún momento de su vida. Es más normal de lo que se piensa y su solución también resulta bastante sencilla.

En lugar de intentar métodos clandestinos que muchas veces hacen daño o pueden afectar a tu salud, empieza por cambiar de mentalidad. Sí, vale, experimentas eyaculación precoz, pero eso no debe interrumpir tu vida sexual.

Cuanto antes lo aceptes, más fácil será solucionarlo. Puedes entrenar tu mente y establecer metas realistas para conseguir que la eyaculación precoz desaparezca de tu vida a largo plazo. En internet puedes encontrar de todo, pero debes de saber buscar para no obtener información errónea. Puedes empezar por consultar cómo prolongar la eyaculación en este blog.

Falta de apetito sexual

Le sucede incluso a quienes tienen la libido más alta. Y es normal. Si no se siente deseo, por lo general no hay problema. Aunque eso representa un obstáculo en la vida de pareja para aquellas personas que mantienen relaciones estables.

En esos casos, los problemas de la relación suelen ser la causa —y no la consecuencia— de la falta de deseo de intimar. La comunicación, entonces, se convierte en la mejor herramienta para combatir este problema.

Otras personas pueden experimentarlo por inconvenientes internos. Entre los más habituales, la existencia de una imagen negativa sobre el propio cuerpo.

El consumo de algunos medicamentos, condiciones de salud, o incluso el estrés también pueden ser factores que afecten el apetito sexual de la persona.

Dolor durante la interacción

Al contrario de lo que se piensa, el problema casi nunca es de naturaleza sexual en estos casos. Sentir dolor cuando intentas intimar con tu pareja no es lo normal. Pero si se presenta, acude a un médico especialista que pueda encontrar la causa y ofrecerte el mejor tratamiento a seguir para obtener una solución.

Puede deberse a diversos factores. Algunas veces responde a causas físicas, pero en otras ocasiones tiene que ver con abusos sexuales, traumas o estados emocionales, como la depresión o la ansiedad.

Otros problemas de carácter médico

La falta de apetito sexual puede estar vinculada con problemas médicos que generan pérdida de la libido. Otros inconvenientes, como la disfunción eréctil, suelen tener su base en causas médicas.

Los tratamientos de ciertas enfermedades o síndromes, como el cáncer o la diabetes, pueden generar dificultad a la hora de tener o mantener una erección.

Lo más conveniente es acudir al médico y explorar las posibles causas y sus respectivos tratamientos.

Antonio Serrano

¡Esto tienes que compartirlo!