El humano puede ver 10 millones de colores, aunque hay algunos superdotados. Aquí 5 cosas que seguro no sabías sobre los ojos.

Los ojos de los animales y de los humanos son órganos que actúan de maneras sorprendentes. Algunas de estas capacidades acaban de ser descubiertas por la ciencia y otras aún no dejan de asombrarnos.

El ojo humano es capaz de distinguir 10 millones de colores, aunque el 12% de la población mundial puede ver más. Se trata de mujeres con una mutación genética ocular denominada tetracromatismo, lo que hace que vean el mundo con cuatro tipos distintos de células oculares.

Sigue leyendo y entérate de otras particularidades de los ojos.

1. Los ojos azules provienen de un solo ancestro

Unos investigadores de la Universidad de Copenhague determinaron que quienes nacen con los ojos azules están emparentados con un único ancestro que vivió durante el período Neolítico, hace 6.000 a 10.000 años. Si tienes los ojos azules o conoces a alguien, tenéis algo más en común que el simple color.

2. ¿Predisposición al alcohol?

Según un estudio de la revista American Journal of Medical Genetics, la gente con los ojos azules o claros tienen más riesgo que los de ojos oscuros de volverse dependientes del alcohol. Te preguntarás cuál es la razón, pero los científicos aún no pueden responder a esa pregunta.

3. Cada minuto parpadeamos 17 veces

Los humanos parpadean un promedio de 4.200.000 veces al año, 14.000 veces cada 24 horas. Si lo llevamos a un minuto, sería alrededor de 17 veces. Parpadeamos menos si estamos pegados al móvil, tableta u ordenador. Ahora ya sabes por qué se te secan más los ojos frente a una pantalla.

4. Animales con visión sorprendente

Entre los ojos más grandes del reino animal están los de los avestruces, que son más grandes que sus cerebros, y los del calamar gigante tienen el tamaño de una sandía. El gecko tiene una visión 350 veces más sensible que la del humano, mientras que los búhos pueden ver 10 veces mejor que nosotros.

5. Ojos que nunca se cierran

Los ojos de los peces, serpientes e insectos nunca se cierran, pues carecen de párpados. Los delfines deben mantener un ojo siempre abierto mientras duermen, ya que esto obliga a su cerebro a permanecer despierto para poder respirar.

Álvaro Díaz
Calificación: 5/5 (1 votos)

Esto tienes que compartirlo...

¡No te lo pierdas!