Se estima que para el año 2050 dejarán de existir un conjunto de profesiones que hoy día son necesarias. ¿Quieres saber si la tuya es una de ellas?

Esta desaparición está motivada por los avances de las tecnologías de la información y comunicación.

En los últimos 15 años se han producidos cambios tecnológicos significativos que han obligado a un gran número de empresas a actualizar sus infraestructuras tecnológicas,  a fin de poder responder con eficiencia a las necesidades de sus usuarios. En este sentido, es muy probable que algunos trabajos manuales desaparezcan debido al alto grado de tecnificación al que están llegando muchas empresas.

Veamos cuáles son los oficios que están en riesgo de desaparecer.

Maquinista de tren

La industria de trenes tiene proyectado a corto plazo generalizar el uso de trenes pilotados de manera automática. Esto ya se puede observar en algunos trenes de transbordo en ciertos aeropuertos.

Cajero de banco

Con la implementación de cajeros automáticos inteligentes, es posible que en pocos años esta profesión desaparezca. Además, existen múltiples sistemas informáticos que permiten hacer un conjunto de operaciones desde la comodidad del hogar o desde la oficina.

Agente de viajes

Esta profesión está seriamente en riesgo de desaparecer, si tenemos en cuenta los profundos cambios que ha tenido el sector turismo, con la implantación de sistemas de información que han automatizado las tareas y actividades que comúnmente hace un agente de viajes.

Desde hace algunos años disponemos de sistemas de venta de billetes de avión que pueden ser solicitados desde internet sin ningún tipo de asistencia para el usuario; éste elige un origen y un destino, suministra sus datos personales y de pago y obtiene, de forma cómoda, rápida y segura, su asiento. Así mismo, sucede con la reserva de habitaciones en hoteles y con la compra de paquetes turísticos.

Cajero de supermercado

Las grandes cadenas de supermercados han incorporado sistemas automatizados que permiten hacer las compras sin siquiera pagar en la caja. El cliente sólo coge los productos que necesita y se retira del establecimiento. Hay una comunicación a través de sistemas entre el banco y el supermercado, a fin de hacer los cargos de manera automática al comprador.

Teleoperador

Esta profesión también está en riesgo de desaparecer. Con la implantación de sistemas de reconocimiento de voz ya no serán necesarios los teleoperadores, aunque todavía tendremos que pelear durante unos cuantos años más con los dichosos contestadores automáticos hasta que el servicio pueda igualar la calidad que ofrece una persona.

Mar Pons
Calificación: 0/5 (0 votos)

Esto tienes que compartirlo...

¡No te lo pierdas!