domingo, 26 mayo 2024 |

Actualizado a las

5:36 |
23.4 C
Madrid

Autothysis o suicidio altruista: Cómo algunas especies animales pueden volverse bombas vivas para proteger a los suyos

Al momento de querer proteger a los suyos, los insectos utilizan todos los mecanismos de defensa que tiene su cuerpo, como lo es el caso de la autothysis, sin importar que esto les cueste la vida. El también llamado suicidio altruista es llevado a cabo por insectos, roedores y animales marinos.

Las hormigas, por ejemplo, son capaces de doblar sus cuerpos y liberar unas sustancias que resultan tóxicas. Nadie imaginaría que un animal tan pequeño fuese capaz de ejecutar este tipo de acción tan extrema.

También es importante destacar que la autothysis puede ser llevada a cabo de diferentes maneras, bien sea por la explosión de los cuerpos de los insectos, o cuando el animal deja de alimentarse. En cualquiera de sus formas, los animales terminan causando daños irreversibles a sus cuerpos con el objetivo de preservar a su especie.

¿Qué es la autothysis?

Cuando se busca el significado de autothysis en el diccionario de la RAE, no aparece ningún resultado, sin embargo, las investigaciones señalan que este término se refiere al comportamiento autodestructivo que tienen algunos insectos de explotarse a sí mismos.

Las especies que practican este tipo de autodestrucción, rompen sus órganos y glándulas con tanta fuerza que sus exoesqueletos terminan estallando.

La autotisis es empleada como mecanismo de defensa contra el ataque de otro animal. Las hormigas, por ejemplo, doblan sus cuerpos hasta que las células se abren y salen de sus exoesqueletos, desprendiendo un líquido que sella la cara del atacante.

¿Cómo y cuándo fue descubierto el suicidio altruista?

Maschwitz and Maschwitz descubrió la autothysis cuando se encontraba investigando sobre el altruismo biológico de la hormiga carpintera como mecanismo de defensa, en el año 1974.

Este comportamiento le permite al insecto defenderse de sus posibles a atacantes, pero en la ejecución, el animal también muere. El líquido que libera la hormiga carpintera resulta letal para otro animal.

Especies de animales que pueden convertirse en bombas vivas

Uno de los animales que puede ejecutar este mecanismo de defensa son las hormigas mieleras y también las Camponotus saundersi, que son una especie de hormigas obreras. Las Camponotus saundersi habitan en el sudeste asiático y cuando se sienten amenazadas explotan, liberando un líquido tóxico y pegajoso a través de su abdomen. Esta acción las mata de manera inmediata, pero lo hacen para proteger su nido.

https://twitter.com/NinaRicci_us/status/1464579801990238211

Las termitas soldado son otro ejemplo de lo que es la autotisis. Cuando el nido de este insecto es atacado, las obreras viejas liberan glándulas salivales que, al mezclarse con los cristales que tienen en sus bolsas, termina produciendo un líquido tóxico que desagrada al invasor. El líquido que bota la termita no solo es pegajoso y difícil de eliminar, sino que también resulta tóxico para otras termitas.

Por otra parte, hay una familia de termitas llamada Serritermitidae, la cual retuerce su cuerpo con tanta fuerza que libera una sustancia que bloquea los túneles donde habitan estos animales. El líquido que expulsan a través de sus cuerpos hace que se construyan una especie de barricada que no les permite salir del túnel.

Por su parte, las termitas Neocapritermes taracua, comienzan a desarrollar su mecanismo de defensa desde que nacen. Las mismas, cuentas con glándulas salivales internas y unas bolsas externas de proteína que contienen cobre y crecen a medida que envejecen.

Si el nido llegara a ser atacado, serán las termitas más viejas las que salgan a luchar. Cuando el enemigo se acerque, las mismas romperán sus glándulas internas y sus bolsas externas y al mezclarse el contenido se producirá un líquido pegajoso y tóxico para otras termitas.

El suicidio altruista también es practicado por ciertos roedores. Lo común es que, si un ratón se siente amenazado con la presencia de un gato, salga corriendo para proteger su vida. Pero hay unos roedores que no muestran miedo cuando ven a su atacante.

Este comportamiento es causado por un parásito llamado Toxoplasma gondii, el cual infecta al ratón y hace que no sienta ningún tipo de temor cuando ve a un gato. En el caso de que el felino llegue a comerse al ratón, el parásito se reproduce en el organismo del felino y puede llegar hasta el humano a través de una enfermedad conocida como toxoplasmosis.

La toxoplasmosis puede afectar al cerebro, corazón, hígado, pulmón y ojos de las personas que contraigan la enfermedad.

El pulpo gigante del Pacífico es una especie que se reproduce una sola vez, por lo que una vez que termina su tarea, su cuerpo entra en estado de deterioro y aplica la autothysis. Los machos se mueven por las aguas abiertas sin un rumbo fijo y se exponen a los depredadores. Las hembras esperan a que sus huevos hayan eclosionado, para dejar de alimentarse y morir de manera inmediata.

Pulpo de color marrón en el fondo marino que practica autothysis por sus crías.
Point Piños, California, en agosto de 2004 (NOAA/R. N. Lea [1], Public domain, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Finalmente, se sabe que las abejas obreras mueren cuando pican a sus víctimas. Esto se debe a que el aguijón que se aloja en su piel, desgarra su abdomen, generando terribles consecuencias. Pero es importante aclarar que, esto sucede cuando la piel del atacante es más gruesa. En caso de que no sea así, la abeja puede picar a otro agresor sin lastimarse.

En conclusión, se puede decir que, la naturaleza no deja de sorprender al ser humano. Como se pudo comprobar, la evolución les ha dado a algunos animales mecanismos de defensa tan increíbles como la autothysis.

Seguramente, para la mayoría de las personas la idea del suicidio altruista puede parecer un poco extrema. Es difícil imaginar a un ser humano siendo capaz de hacer algo similar. Sin embargo, en el reino animal todo es diferente, y debido a que no todos los animales, cuentan con grandes dientes o venenos letales. La manera en la que la naturaleza les permitió defenderse fue a través de la autothysis.

Las hormigas, termitas, abejas, ratones y pulpos son algunas de las especies que usan la autothysis o suicidio altruista con el fin de proteger a los suyos de cualquier peligro. A estos animales no les importa sacrificarse por el bienestar de su familia, por suerte el ser humano cuenta con otros mecanismos de defensa y no debe llegar a estos extremos.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Jugador, Alana. (2023, 15 agosto). Autothysis o suicidio altruista: Cómo algunas especies animales pueden volverse bombas vivas para proteger a los suyos. Flipa.NET https://www.flipa.net/autothysis/

Vota y ayúdanos a mejorar
Calificación: 5/5 (4 votos)
Alana Jugador
Alana Jugador
Licenciada en Comunicación social, especializada en periodismo impreso por la Universidad Arturo Michelena de Valencia. Locutora, productora y experta en SEO de contenidos.
Flipa » Naturaleza » Autothysis o suicidio altruista: Cómo algunas especies animales pueden volverse bombas vivas para proteger a los suyos

Deja tu comentario

Deja tu comentario
Introduce tu nombre