Así es como un chimpancé dio un golpe de estado (en la vida real)


¿Cuántas veces hemos oído aquella frase que dice que nuestro ADN es compatible con el chimpancé en más de un noventa por ciento? Todos estamos de acuerdo en que las actitudes de estos animales se asemejan tanto a la nuestra que nos cuesta a veces comprender cómo es posible que seamos tan distintos desde el punto de vista físico.

Las pruebas son muchas, de manera que solo enunciaremos un par de ellas: tienen pasiones igual que nosotros, incluso pueden ser infieles a su pareja (que si se entera le montará un lío). Además, tienen una estructura jerárquica donde hay un líder que gobierna a los demás, con sus miembros de confianza incluidos. Un gobierno, vamos.

Lo interesante es saber que no solo tienen la capacidad de organizarse socialmente, sino que, además, pueden actuar por ansias de poder, igual que nosotros. Es así como nos hemos dado cuenta de que también son capaces de derribar al líder de turno y sufrir las consecuencias de su fracaso.

Un intento de derrocamiento

Eso resultaba muy raro de ver, pero la vida les trajo una extraordinaria muestra de su existencia a los biólogos que estaban analizando a estos animales en África desde el año 2001. Fueron testigos de cómo un antiguo líder de una manada intentó derribar al nuevo jefe del grupo y terminó asesinado por los miembros del clan.

Un intento de derrocamiento
Escena de El amanecer del planeta de los simios (2014)

Y no, no es un capítulo inventado de Juego de Tronos. Este animal era el macho más poderoso de sus pares. Logró obtenerlo gracias al apoyo de un colega, que tenía las mismas condiciones alfa, pero ocupaba un segundo lugar. Resulta que este tuvo una herida que le obligó a ser apartado del grupo.

Cuando regresó, no tenía las capacidades óptimas de antaño, sin embargo, el líder lo dejó en su antiguo puesto de mando (ya ves que las influencias en el poder no son algo propio del hombre). Pero los compañeros no vieron esto con buenos ojos. Como resultado, le aplicaron un destierro que duró un buen tiempo.

El retorno del chimpancé

Cuando decidió volver a la manada descubrió no solo que había sido sustituido por otro macho alfa: su antiguo amigo, el culpable de que fuera destituido de su trono, era ahora su mano derecha.

Su intención de hacerse con el poder de nuevo terminó en tragedia: los miembros del clan se tomaron la justicia por su propia mano y lo mataron. Provistos de piedras y palos, arremetieron contra él con un encarnizamiento nunca antes visto por los científicos.

El retorno del mono
Escena de “El amanecer del planeta de los simios” (2014)

Fue tal la agresividad con la cual lo hicieron, que hasta llegaron a devorar de manera parcial parte de su cuerpo, en un acto caníbal raro entre miembros de una misma especie. Como detalle general hay que decir que su antiguo camarada no participó en la contienda.

Pero sería la última vez que estaría en el poder. Una vez abandonado el cuerpo de su antiguo camarada, intentó reanimarlo, creyendo tal vez que aún seguía con vida. Le costó caro: los miembros de la manada enfurecidos ante tal acto y terminaron por expulsarlo, tal y como le había ocurrido al ex-líder.

Rarezas nunca antes vistas

Los biólogos consideran que es atípico que, en edad adulta, un grupo decida excluir del clan nada menos que a su propio líder, lo que hace que todo lo acaecido a partir de ahí tenga visos de originalidad fascinante.

Sin embargo, creen que esta agresividad puede deberse, además del intento de derrocamiento del nuevo guía, a las acciones del hombre sobre su especie, ya que mucha gente toma como mascota a los miembros femeninos. Esto aumenta las tensiones dentro de la manada, probablemente porque hay menos especímenes con los cuales aparearse.

Calificación: 5/5 (4 votos)