Simon Bramhall ha admitido que dejó su firma con sus iniciales en los hígados de, al menos, dos pacientes. Para ello utilizó un láser que se usa para evitar hemorragias.

Parece ser que al doctor Simon Bramhall, de Birmingham, Inglaterra, le gustaba mucho su profesión como cirujano hepático. Eso sí, también le parecía divertido grabar sus iniciales con un láser en los pacientes que operaba.

El cirujano, de 53 años, admitió que grabó las iniciales de su nombre por lo menos en dos pacientes, a quienes operó en febrero y agosto del 2013 en el Hospital Queen Elizabeth, donde prestaba sus servicios profesionales. En ambos casos no se produjo ningún daño que supusiera una deficiencia hepática.

El especialista se declaró culpable tras ser acusado por asalto con agresión física ante un tribunal de Birmingham, donde será sentenciado el viernes 12 de enero. Bramhall no ejerce desde el 2013 y ya no lo hará durante el resto de su vida.

No obstante, a pesar de haberse declarado culpable, el médico rechazó aceptar el cargo más grave de todos: el de asalto con daño corporal.

Usa láser para firmar con sus iniciales

El doctor realizaba el grabado con un láser de gas argón coagulador, que se utiliza habitualmente en las operaciones para evitar hemorragias en los pacientes. El instrumento también suele usarse para marcar la zona de la operación.

Según el fiscal Tony Badenoch, el suceso no tiene precedentes en la ley criminal. “Se trata de un caso muy inusual y complejo”, señaló.

El marcado de las iniciales fue descubierto por otro cirujano que tuvo que atender a uno de sus pacientes. Resulta que el órgano trasplantado no evolucionó de la forma correcta porque estaba dañado y, como consecuencia, no sanó de la manera adecuada. El resultado fue que la marca se hizo visible.

El fiscal Badenoch reiteró que el doctor “necesitó habilidad y concentración” para hacer el grabado. Además, comentó que “esto fue realizado en la presencia de otros profesionales”.

Álvaro Díaz
Calificación: 4.7/5 (3 votos)

Esto tienes que compartirlo...

¡No te lo pierdas!