Clarividencia natural: qué es y cómo desarrollarla

La videncia o clarividencia natural es la facultad psíquica que permite conocer el pasado, el presente y el futuro de una persona.

La videncia o clarividencia natural esuna facultad psíquica innata, que el vidente tiene desde su nacimiento, aunque son pocos los que consiguen desarrollarla con el paso del tiempo hasta alcanzar todo su potencial. Las razones de esa falta de desarrollo pueden ser varias: desde el escepticismo hasta el temor que pueden sentir los niños frente a estas percepciones especiales, con lo que deciden mantener en reposo sus capacidades especiales.

La videncia natural es la facultad de ver lo que está oculto, comprender el presente y el pasado de una persona (su trayectoria vital y sus problemas) y ofrecerle una guía para seguir por el mejor camino, así como visualizar eventos que se producirán en el futuro. Sin embargo, la persona que consulta siempre será la que decida sobre su futuro, lo único que hace el vidente es aconsejar según lo que observa en las vivencias de su pasado y presente, en los chacras y en el aura.

¿Qué herramientas necesita un vidente?

Por lo general, un vidente no tiene la necesidad de emplear otras herramientas (como pueden ser las cartas del tarot, gemas, runas o el péndulo), aunque estos elementos conductores pueden ayudarle a canalizar sus percepciones en algunas situaciones.

El vidente o clarividente natural que trabaja sin cartas ha perfeccionado su capacidad extrasensorial hasta un punto que es capaz de controlar completamente su don. Estas personas pueden visualizar hechos pasados o futuros y conocer los problemas de sus interlocutores solo viéndolos o escuchando su voz. Esta facultad se denomina “capacidad sobrenatural remota”.

Una de las videntes naturales sin gabinete que tiene este don es Lucía Prados, que además es tarotista (realizó estudios para formarse y conocer en profundidad las cartas del tarot), aunque también puede trabajar sin cartas. No abundan los videntes que son tarotistas al mismo tiempo, pero cuando se da en una misma persona la combinación de conocimiento y facultad psíquica, los resultados son mucho más certeros y completos.

La videncia no se puede controlar en el tiempo; no es posible elegir el instante en el que se va a percibir algo. Es por esta razón que los videntes recurren a algunos elementos conductores para que las percepciones fluyan al máximo posible en un momento determinado.

4 claves para desarrollar la videncia o clarividencia

Cuando el don de la videncia natural con el que se nace se ignora durante los primeros años de vida, después resulta más complicado despertarlo de nuevo. No obstante, hay formas de desarrollar la clarividencia.

Estas son las claves para desarrollar la videncia natural:

1. No asustarse

Los videntes experimentan sus primeras percepciones durante la niñez, y lo más probable es que a esa edad se asusten y opten por ignorar sus facultades. Es importante superar el miedo y meditar sobre esas capacidades especiales que forman parte de uno mismo.

2. Practicar la meditación profunda

El objetivo de esta práctica es encontrar la conexión entre el alma y la tranquilidad mental. Alcanzar este estado mental requiere mucha constancia y disciplina. En un principio es recomendable meditar 1 minuto cada día, todos los días de la semana, y aumentar el tiempo a 3 minutos durante el segundo mes. De este modo, ir incrementando los minutos de meditación paulatinamente.

3. Prestar atención a las percepciones que llegan a la mente

Los videntes suelen recibir percepciones en forma de imágenes, a veces con más intensidad que otras. Su forma puede variar: en blanco y negro, en color, en dibujos, como una imagen estática o como si se tratara de los fotogramas de una película. El siguiente paso será observarlas bien y el vidente deberá aprender a mejorar la nitidez y la calidad de esas visiones.

4. Atribuir un significado a las percepciones mentales

Para conocer el significado de las imágenes recibidas, el vidente solo tiene que prestar atención a lo que ve y escucha en ellas, así como al sentimiento que despiertan en su interior. Toda la información está ahí, solo hay que estar atento, concentrarse y hacerse las preguntas correctas para encontrar la respuesta.

Ana Gómez
Calificación: 4/5 (1 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre