domingo, 3 marzo 2024 |

Actualizado a las

17:04 |
23.4 C
Madrid

Comida prehistórica. ¿Qué comían los primeros hombres?: evolución, recetas que resistieron y alimentos olvidados

La comida prehistórica fue elaborada por los primeros hombres del mundo, quienes solo contaban con sus manos para recolectar y cazar. Estos empleaban sus fuertes mandíbulas y grandes dientes, para triturar los alimentos. Al preguntarse qué comían los primeros pobladores, la respuesta que encuentra en la mayoría de los estudios, es que podían consumir diversos alimentos de origen animal, que en un principio los consumieron crudos. 

Flipa.net se rige por el principio ético del respeto animal, por lo que la editorial jamás ensalzará ni dará voz al maltrato o a la explotación animal en ninguna de sus vertientes. La información mostrada a continuación es meramente informativa y se ha elaborado únicamente con el objetivo de cubrir un interés cultural.

¿Qué comían los primeros pobladores?

De acuerdo a diversas investigaciones, la dieta que comían los humanos en la prehistoria estaba basada en frutas, huevos, miel, carne de animales y de humanos, entre otras.

Para poder conocer a profundidad de qué se nutrían los primeros pobladores del mundo, hay que explicar que la historia de los alimentos comenzó en África, con el Australopithecus afarensis, uno de los primeros humanos que existió en el planeta y que a pesar de que caminaba erguido, tenía el aspecto de un chimpancé. 

El Australopithecus afarensis contaba con una mandíbula fuerte y dientes grandes, con lo cuales comía nueces, tubérculos, pasto seco, huevos de aves silvestres, frutas y pequeñas presas.

Reconstrucción craneal y mandibular de un precursor humano evolutivo, evidenciando su poder para comer comida prehistórica dura
Reconstrucción del Paranthropus boisei y muestra de su poder mandibular, sugerencias de su alimentación prehistórica (Cicero Moraes, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Luego estaba el Paranthropus boisei, conocido como el “hombre cascanueces”, quien recibió este apodo por sus enormes dientes los cuales empleaba para triturar las nueces. También habitaba en África y además de consumir nueces, se alimentaba de insectos, de las raíces de una planta llamada papiro y de frutas. Por otra parte, el Handy Man tenía una dieta basada en las plantas leñosas, vísceras de animales cazados y hojas, entre otros.

A medida que la especie humana fue avanzando, comenzó a crear herramientas para la caza y consumir más carne animal. Los hipopótamos, rinocerontes y megaloceros, entre otros, fueron algunas de las especies que se convirtieron en el alimento principal de hombre de la prehistoria. Hasta la llegada del Homo sapiens, uno de los humanos modernos, que comía carne de los neandertales, porque practicaba el canibalismo.

Evolución del proceso de alimentación de la comida prehistórica

La evolución de la alimentación llegó con el hallazgo que hizo el ancestro Homo erectus, quien descubrió el fuego y aprendió a usarlo para el proceso de cocción de los alimentos. 

La primera evidencia de que el fuego fue utilizado para cocinar, provienen de un lugar en África que tiene más de un millón de años, llamado Wonderwerk Cave, en donde investigadores encontraron restos de cenizas y de huesos de animales dentro de una cueva.

Luego, en Gesher-Benot Ya’aqov en Israel, especialistas consiguieron herramientas de piedra que fueron quemadas por el fuego junto con semillas de olivo, de cebada silvestre, de uvas y unos trozos de madera, en una docena de hogares primitivos. 

Los humanos empezaron a cocinar con el fuego para que el proceso de alimentación fuera más fácil al momento de la digestión y así evitar posibles enfermedades. 

También es importante resaltar que la conservación de alimentos en la antigüedad no existía, porque no había artefactos eléctricos, como las neveras y los congeladores, para poder preservarlos. Por eso era necesario consumirlos de manera inmediata, para así evitar su descomposición.

Recetas que sobrevivieron a la prehistoria

 A lo largo de años, la comida ha ido evolucionando no solo en los procesos que se emplean para su preparación, sino también en el tipo de alimentos que se consumen. 

Las frutas y las semillas son algunos ingredientes que usaron los primeros pobladores del mundo y que en la actualidad se siguen consumiendo en diversos platos, que son adaptados al gusto de cada individuo. Estas son algunas recetas que sobrevivieron a la prehistoria:

1. Tortitas de trigo

Esta es una de las recetas que se ha utilizado desde la antigüedad, para su preparación se empleaba el trigo molido. El primer paso era mezclar el trigo con el agua, hasta que se obtuviera una consistencia homogénea, luego se le daba la forma circular y se cocinaba en las brasas. 

En pleno siglo XXI, muchas personas siguen consumiendo este delicioso plato, pero lo adaptan con ingredientes ya procesados, como la harina de trigo. Así se hace más fácil y práctica su elaboración.

2. Ensalada de vegetales

Las verduras y hortalizas se consumían con frecuencia en la Edad Media. Las personas buscaban vegetales silvestres y preparaban con ellos una ensalada. Hoy en día, un rico plato de vegetales con ingredientes como hojas de diente de león, de remolacha y de ortigas, acompañado por tiritas de cebollas, trocitos de zanahoria y un toque especial de nueces, da como resultado una deliciosa ensalada de vegetales.

3. Puré de raíces y tubérculos

Los tubérculos y las raíces fueron uno de los alimentos que más consumieron los antepasados, debido a que podían encontrarlos con facilidad y les brindaban un valor nutricional importante. Los hombres de la prehistoria preparaban puré y lo acompañaban con otros alimentos. 

Actualmente, esta receta es muy fácil de elaborar, solo se deben comprar tubérculos como la zanahoria, las papas o las remolachas y ponerlas a cocinar en el fuego hasta que se ablanden. Luego se procede a triturarlas hasta que tengan una textura suave y se sazonan al gusto.

Alimentos prehistóricos que ya no se consumen

La comida en la prehistoria, no tenía todos los procesos de control de calidad que se tiene en la actualidad. Los tomates eran muy pequeños, las papas eran del tamaño de un cacahuete y el maíz era considerado como una hierba salvaje, la cual nacía en forma de racimos minúsculos.

El pepino que comían en la prehistoria, tenía la textura de un erizo de mar y la lechuga era muy amarga. Los guisantes sabían tan mal, que antes de consumirlos, las personas debían pelarlos y asarlos.

No se encontraba el repollo, sino colinabo, y en vez de coliflor, había era la col rizada, la cual tenía unas hojas muy duras que resultaban totalmente desagradables al gusto. Las zanahorias eran delgadas y los frijoles estaban mezclados de manera natural con el cianuro.

Todo esto cambió con la llegada del Neolítico, donde los habitantes empezaron a preocuparse por la sequía, las malas hierbas y todo aquello que afectara al proceso de cultivo.

Mediante una selección minuciosa de los alimentos y un cultivo que fue realizado con los pasos adecuados, los agricultores del Neolítico, comenzaron a producir vegetales, gordos y deliciosos, dándole fin a esos que eran amargos y que actualmente no se consumen porque ya no se producen de la misma manera. 

Similitudes de la alimentación antigua y moderna

Si se hace una línea de tiempo para estudiar cómo eran los alimentos, antes y ahora, se puede determinar que la evolución de la especie humana permitió que todos estos productos fueran mejorando, para que su consumo fuera más práctico y también para aportar un nivel nutricional que favoreciera el desarrollo de cada individuo.

Las semejanzas de la alimentación de antes y ahora radican en que el consumo de frutas y vegetales siempre ha sido una prioridad para el humano. Los especialistas de la salud le recomiendan constantemente a sus pacientes, que incluyan en sus dietas este tipo de alimentos, para obtener un sinfín de vitaminas y minerales que van a contribuir con su bienestar.  Por eso es muy común encontrar muchas de recetas que contengan frutas y vegetales, en la dieta antigua en México, Estados Unidos, Canadá, España, Venezuela y Colombia, entre otros.

La historia de alimentos, qué comían nuestros antepasados y cómo ha cambiado la alimentación, son algunas de las informaciones que hay que conocer a profundidad, para poder entender todo el proceso evolutivo que ha tenido la comida desde que se creó la humanidad.

La historia de la tecnología de alimentos permitió el avance al momento de procesar un alimento, buscando que cada día este método sea lo más fácil posible. Ahora se toma en cuenta que cada producto debe contener una serie de características para que pueda ser consumido por las personas. Antes no se podía saber si un alimento tenía el nivel nutricional adecuado. Hoy en día, cuando una persona va a un supermercado, puede saber con exactitud todas las propiedades que tiene el producto que va a adquirir, con tan solo leer la información que aparece en la etiqueta del mismo. La comida prehistórica fue evolucionando con el hombre. Al principio no había un método de cocción que permitiera que los alimentos se prepararan de la manera adecuada, ni tampoco existían todos los implementos de cocina que hay en la actualidad, los cuales hacen que el proceso de elaboración sea sencillo. Conocer qué comían los primeros pobladores deja una clara evidencia del cambio que ha dado la humanidad al momento de escoger lo que van a consumir.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

, . (). . Cinco Noticias ID ); ?>

Vota y ayúdanos a mejorar
Calificación: 5/5 (5 votos)
Alana Jugador
Alana Jugador
Licenciada en Comunicación social, especializada en periodismo impreso por la Universidad Arturo Michelena de Valencia. Locutora, productora y experta en SEO de contenidos.
Flipa » Historia » Comida prehistórica. ¿Qué comían los primeros hombres?: evolución, recetas que resistieron y alimentos olvidados

Deja tu comentario

Deja tu comentario
Introduce tu nombre