Sables láser Jedi Star Wars

Tener una espada láser es el sueño de todo amante de Star Wars. Para lograrlo necesitas convertirte en un Jedi y un par de cosas más…

La gigante franquicia de George Lucas que narra una guerra con alcance universal entre dos facciones en pugna, la eterna lucha entre el bien y el mal, dejó en los años 80 a todo el mundo con ganas de tener en sus manos uno de los maravillosos sables láser que constituyen el arma más noble de un caballero Jedi.

Los millones de fanáticos alrededor del mundo quisieron tener enseguida cualquier símbolo de la franquicia, que se convirtió en objeto de culto y fascinación en el mundo entero. Aparecieron modelos de las naves, muñecos, figuras armables, juegos, armaduras y por supuesto, los sables láser.

Pero claro, los rayos láser capaces de cortar cosas no son seguros y, además, requieren mucha energía; el sable de luz tenía que resolverse de otra manera.

Gases nobles para un arma noble

Todos hemos visto los deslumbrantes anuncios luminosos de Las Vegas y otras grandes ciudades del mundo. Pocos locales comerciales se resisten a la tentación de llamar la atención de los paseantes con brillantes luces de colores, y, dado que son tan bonitas, incluso los hay portátiles, que funcionan a baterías.

Esa es la clave del asunto. Los avisos luminosos son tubos de vidrio que tienen en sus extremos los polos positivo y negativo de una corriente eléctrica. Para lograr que iluminen, es necesario llenarlos con un gas noble. El neón es el más conocido entre ellos, dado que fue el primero en ser descubierto y originalmente se le llamó “new one”, que luego se redujo a neón.

El xenón el helio y el argón son algunos de los gases más utilizados por la industria de la iluminación para lograr diversos efectos. Los gases mencionados se denominan nobles porque son elementos que no se mezclan con ningún otro.

Dado que están aislados en un tubo cerrado, la electricidad excita las moléculas del gas, que liberan energía en forma de luz.

Un sable para cada guerrero

Los sables Jedi que se venden como imitación de los que aparecen en la saga son versiones de una luz de neón con una cubierta más fuerte que la que normalmente se usa para los anuncios lumínicos. Uno de los retos más difíciles de vencer fue el de lograr suficiente energía para generar luz con baterías portátiles.

Toda esta tecnología ha permitido que millones de fans puedan disfrutar la fantasía de convertirse en guerreros de las galaxias.

¿Conoces a alguien a quien le interese esta información? ¡Compártela a través de tus redes sociales!

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)