Persianas

Las persianas son más que artículos decorativos. Nos permiten graduar la intensidad de la luz en las estancias, lo que implica de por sí múltiples ventajas, entre ellas, una mejor eficiencia energética dentro de nuestras casas y ahorro en las facturas de electricidad.

También son nuestras aliadas para controlar la visibilidad desde el interior y así garantizar una mayor intimidad. Incluso, los nuevos materiales de las persianas de hoy nos permiten bloquear la penetración directa de los rayos UV y reducir la contaminación sonora desde el exterior.

Conoce 3 cosas que seguro no sabías de este producto infaltable en la decoración de los espacios y que calza a la perfección en todos los estilos, desde los clásicos, rústicos hasta los más modernos y vanguardistas.

¿Invento egipcio, chino o persa?

Las persianas están presentes en la mayoría de las viviendas, pero ¿sabías que se trata de un invento con una historia de miles de años a cuestas? 

La mayoría de los autores coinciden en que los antiguos egipcios y chinos descubrieron la utilidad de enrollar paneles para protegerse del calor y del sol. En China las fabricaban de bambú y en Egipto las hacían con esteras de juncos tejidas.

En los desiertos era común mojar las hojas y varas para climatizar los espacios interiores. Al parecer, fueron los antiguos esclavos de Persia quienes, al llegar a Francia, compartieron este conocimiento de “les persiennes” para proteger las ventanas de la luz del sol, del calor y de las miradas curiosas.

De allí solo bastó algo de creatividad y tecnología para ir sumando diseños, modelos y funcionalidades de las cuales puedes ver más aquí para hallar la apropiada para cada rincón de tu casa u oficina.

Persianas horizontales o venecianas

El invento de las persianas, tal como las conocemos hoy, fue una idea de Edwar Bevan, quien patentó su creación en Inglaterra, en 1769. Bevan incorporó a las persianas venecianas (horizontales) una carrucha y un cordón sin fin para facilitar su enrollado.

A partir de allí, cobraron fama como sinónimo de buen gusto. En Estados Unidos eran todo un lujo y por ello, no faltaron para decorar el Rockefeller Center o el Empire State en Nueva York.

Hay autores que aseguran que el invento se usó por primera vez en 1761 como protección solar en la Iglesia de San Pedro, en Roma, aunque hay otros que ubican su estreno en Filadelfia por ese tiempo.

Lo cierto es que Bevan es considerado su inventor oficial, aunque ya vimos que no hubiese sido posible sin los aportes de los egipcios, chinos, persas y otras culturas que no recibieron el crédito por el desarrollo de este elemento decorativo. Hoy las persianas vienen en toda clase de materiales que optimizan sus cualidades, procurando la mayor eficiencia energética.

Bloquean 95% los rayos UV

Ya que hablamos de eficiencia energética, en el mercado existen actualmente toda clase de persianas enrollables decorativas, fabricadas en telas y materiales como poliéster, vinil, recubrimiento o laminado acrílico, fibra de vidrio y PVC. Otros estilos modernos de persianas se fabrican en aluminio y madera.

Lo cierto es que existen opciones que garantizan hasta 95% de protección frente a los rayos UV. Esto depende de su composición y diseño, algo en lo que debemos fijarnos si queremos reducir los costes eléctricos y la sensación térmica y luminosa en las distintas estancias.Parámetros y porcentajes de transmisión y reflexión solar, así como en la capacidad para absorber el calor y bloquear la visual y los rayos UV son parte de los elementos que debemos verificar antes de decidirnos por un tipo de persiana y marca. Hoy no solo se trata de agregar personalidad, sino de bajar nuestro gasto de energía en favor del planeta.

Andrés Román
Calificación: 5/5 (1 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre