Diferentes tipos de abogados

En la antigua Roma, ser abogado significaba tener honor y distinción. La cosa no ha cambiado, pero ahora entran en juego también otros factores.

El honor y la distinción se convirtieron en necesidad de confort, por lo que, con el paso del tiempo, los abogados necesitaron de un valor agregado: el dinero. Según la creencia popular, ser abogado es sinónimo de estatus y de altísimos ingresos, lo cual hace del derecho una de las carreras de mayor demanda a nivel mundial

En este artículo podrás saber si efectivamente la profesión vinculada al derecho está tan bien remunerada como se piensa y verás una comparación entre los tipos de abogados y sus ganancias.

Una especialidad para cada rama del derecho

Abogados penalistas

Los primeros son los abogados penalistas. A pesar que hay algunos que trabajan en la defensa pública o asistiendo a los menos privilegiados, los abogados penalistas, por el volumen de trabajo y lo que implica el mismo, son los de mayor ingreso mensual.

Están encargados de asistir penalmente a personas o empresas, e incluso, si tocara, a entes gubernamentales y al mismo Estado. Esta especialidad del derecho implica ganancias para sus practicantes que oscilan entre los 82.300 euros (unos 89.000 dólares) y los 222.000 Euros (240.000 dólares) al año.

Ten en cuenta que el abogado penalista deberá defender (o acusar) con la misma vehemencia a inocentes o culpables.

Abogados fiscalistas

En segundo lugar están los abogados fiscalistas. Son los que defienden el sistema tributario de cada país, quienes defienden o acusan a las personas morosas y los que ayudan a poner en orden los impuestos.

Los fiscalistas también pueden encargarse de los embargos de cuentas bancarias y pueden trabajar en las aduanas, por lo que es muy común verlos en las entradas y salidas fronterizas. Las ganancias aproximadas de esta especialidad son de unos 185.000 Euros (200.000 dólares mensuales).

Es importante considerar que estos, como el resto de los abogados, pueden enviar a la cárcel tanto a una abuelita por aparente fraude en su pensión o embargar a un padre de 10 hijos por no pagar sus tributos a hacienda.

Abogados civilistas

Los siguientes en la lista son los abogados familiares y civilistas. Si quieres estudiar derecho pero deseas una especialidad un tanto más segura, menos conflictiva pero con ingresos que mantengan un nivel de vida suficientemente decente para un profesional, esta es la elección perfecta.

Este tipo de abogados se encargan de los asuntos familiares que van desde una adopción hasta un divorcio, con todo lo que ello implica: lucha de patria potestad, pensión alimenticia, división de bienes, entre otros. Tienen la libertad de trabajar por su cuenta, aunque también pueden ser empleados por el gobierno o por una firma de abogados.

Sus ingresos son un poco más modestos que los penalistas pero no dejan de ser apetecibles: los que menos ganan perciben unos 42.000 Euros (45.000 dólares) y los que más, cerca de 148.000 Euros (160.000 dólares) cada año. Eso sí, asistir jurídicamente en un divorcio es estar en medio del drama.

Abogados empresariales

Finalmente están los abogados empresariales. Como podrá imaginarse, esta especialidad tiene que ver con todo lo concerniente a las empresas: desde su administración y representación ante la ley, hasta las tareas como abogados de seguros para garantizar el orden de los asegurados y de las pólizas.

Estos abogados también tienden a tener buenos ingresos puesto que trabajan para grandes consorcios y empresas. Sus ingresos están entre los 64.000 euros (69.000 dólares) para los que trabajan en empresas pequeñas o medianas, y 94.000 Euros (102.000 dólares) anuales para los que trabajan en empresas grandes.

Redacción
Calificación: 5/5 (4 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre