Tortuga Galápagos

Desde que los humanos descubrimos la muerte, nos ha resultado un asunto fascinante y hemos tratado de comprender el fenómeno desde todas las perspectivas posibles.

Quizá por eso también nos asombran muchísimo los seres que viven más que los humanos; es muy difícil descubrir durante cuánto tiempo están en el planeta, porque nadie vive lo suficiente como para medirlo.

Modernamente se puede medir la edad por métodos técnicos y se sabe que hay árboles que han vivido miles de años, pero ¿qué animales logran desafiar por más tiempo a la muerte? Haremos una lista con los animales que viven más tiempo, de menos a más.

 

En el mar se vive mucho si nadie te come antes.

Claramente, la vida de un animal se ve truncada cuando alguien se lo come o cuando queda herido, así que esos casos quedan descartados.

El primer animal de la lista es el tardígrado u oso de mar, un minúsculo habitante del agua que puede resistir altas radiaciones, ausencia de agua durante 30 años, calor extremo, altas presiones y hasta ha sobrevivido en el espacio exterior. Este animalito llega a vivir 120 años. Impresionante.

La ballena de Groenlandia o del Ártico es el mamífero que vive más tiempo y se sabe que puede vivir más de 200 años. Se han encontrado puntas de lanzas del siglo XVIII en la piel de ballenas vivas.

En el océano Pacífico vive un erizo que puede llegar a los 200 años, hasta donde ha podido constatarse. Se trata del erizo rojo de mar o franciscanus strongylocentrotus, que se encuentra en las costas de Estados Unidos y Canadá.

Los peces koi, ornamentales, pueden superar los 200 años. Hanako, un ejemplar de koi, murió en 1977 y tenía 226 años. También se ha calculado que la almeja arctica islandica puede superar los 400 años, mientras que la esponja de la Antártida, un animal que casi no puede moverse, puede vivir 1.550 años, de acuerdo con estudios científicos.

El caso más impresionante es el de la medusa turritopsis nutricula, que una vez adulta, muta a estado juvenil y vuelve a crecer para comenzar el ciclo periódicamente, de modo que es virtualmente inmortal, siempre que no la mate un depredador.

 

Reptar puede ser fuente de longevidad

Entre los animales más longevos de tierra firme se encuentran dos reptiles. En primer lugar la tortuga Galápagos, cuya vida se cree que puede alcanzar 250 años. En 2006 falleció, a los 175 años, un ejemplar llamado Harriet que fue trasladada por el mismísimo Charles Darwin a bordo del Beagle.

Pero también están las tuataras, únicas representantes de un orden de reptiles que convivió con los dinosaurios. Las tatuaras pueden alcanzar 200 años.

Así que algunos animales no sólo viven más que los humanos, sino que viven más que varias generaciones de humanos, y son, sobre todo, habitantes del mar.

¡Esta información es muy interesante! ¿Por qué no compartirla en las redes sociales?

 

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre