Curiosidades sobre la alimentación de los perros que tal vez no conocías
Dos cachorros de labrador comiendo pienso

¿Cuántas veces no has escuchado la expresión “el perro es el mejor amigo del hombre“? ¿Sabes todo o al menos casi todo sobre uno de los animales más populares del mundo?

Por ejemplo, cuando creemos que el perro está cansado de comer pienso siempre, a veces optamos por mezclarlo con un poco de jamón, de pollo o con cualquier otra cosa que hicimos para que así sea más fácil para el animal aceptar el alimento. Pero, ¿sabías que al mezclar los alimentos puedes matar a tu perro?

6 curiosidades sobre la alimentación de tu mascota

Para que te enteres de esta y otras curiosidades sobre la alimentación de los perros,  en este artículo compartimos algunas que te van a sorprender.

La alimentación de los perros tiene valor social

Para los caninos, el acceso a la comida está relacionado con la organización del grupo.

Hay perros que se alimentan primero que los demás, que aguardan pacientemente su turno de comer. Para los perros el control de la comida tiene un valor social, pero además forma parte de un ritual, y requiere una comunicación bien desarrollada entre los perros.

Los alimentos como forma de recompensa pueden producir enfermedades

Si tienes un perro, lo más seguro es que en algún momento le hayas ofrecido un aperitivo  para ganar su afecto ¿cierto?

La relación entre ambos se reduce a intercambios por comida, ya que utilizas el alimento como forma de disculparte por tus errores, por estar ausente, por no tener tiempo para pasear o jugar con el perro.

El acto de invitar al perro a compartir el alimento es, al mismo tiempo, un gesto de estima social y una manera de ganar el corazón del animal. Sin embargo, en algunos casos, puede dar lugar a cambios de comportamiento, este hábito puede conducir a desórdenes nutricionales y hormonales, como la obesidad y la diabetes.

Los perros necesitan una rutina para comer

Es importante que recuerdes que la hora de la comida es uno de los momentos favoritos de tu perro, por lo que es esencial que establezcas una rutina desde temprano, ya que esto evitará comportamientos no deseados como que te pida comida a cualquier hora o desarrolle un apetito muy selectivo.

Proporciónale a tu mascota comida para perros que se pueda digerir fácilmente, como la comida húmeda, que es un alimento que le proporcionará todos los nutrientes que tu mascota necesita. Además, es ideal para todas las razas y tamaño.

Los perros necesitan entre 15  y 20 minutos para comer

Los perros suelen tardar alrededor de 15-20 minutos para comer, por lo tanto, deja el alimento disponible en su lugar para ayudarlo en ese período. Después retira los alimentos que no consumió.

Recoger el alimento al final de la comida puede ayudarles a aprender que la comida sólo estará disponible durante horas fijas y también evita el desarrollo de comportamientos alimentarios exigentes.

Esto será un problema grave si tienes que cambiar los alimentos en el caso de enfermedades.

¿Chocolate? ¡DE NINGUNA MANERA!

Tal vez el chocolate sea uno de tus postres favoritos, pero es uno de los alimentos que los perros no pueden comer.

La teobromina, uno de los ingredientes del chocolate, puede estimular el corazón y el sistema nervioso del perro. Un perro de 22 kilos puede morir tan solo ingiriendo 146 gramos de chocolate puro.

Así que si no quieres correr riesgos, es mejor que lo alimentes con pienso para perros, al poder ser que estén elaborados con los mejores ingredientes y pensando en la salud  y el bienestar de tu mascota.

La  mezcla de alimentos los puede matar

Aunque todos sabemos que cambiar los alimentos a nuestra mascota es algo que es incluso aconsejable, debemos entender que la palabra “alternar” es diferente de la palabra “mezclar”.

Alternar significa cambiar, es decir, hoy le damos pienso y mañana arroz con pollo, por ejemplo.

Esto no es absolutamente perjudicial para nuestra mascota, el peligro está cuando en vez de alternar, mezclamos. Cuando mezclas dos alimentos diferentes y con procesos de digestión tan diferentes, tu perro no podrá digerirlo con normalidad y generará gases que pueden llevar al animal a tener una torsión gástrica.

Agencias
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre