Cambio climático y moda

El clima proporciona a la industria de la moda opciones que le permiten estar en la vanguardia en momentos específicos del año.Sin embargo, aunque siempre ha sido uno de los factores más influyentes en el diseño textil, el impacto del cambio climático actual ha afectado más de lo que se esperaba a este sector, y las causas son las siguientes:

Aumentos abruptos de la temperatura

El calentamiento global hace que haya un aumento abrupto en la temperatura, por lo que se hace difícil determinar en qué época del año será necesaria una prenda especifica.

Llegada tardía de las estaciones

Es un fenómeno que muchos hemos vivido algunos años con veranos larguísimos desde Marzo hasta Octubre, y otros en los que se invierte la temperatura haciendo frío en verano y calor en invierno. ¿Producir diseños para verano en invierno? Esta es otra disyuntiva en la que se ve la industria de la moda como consecuencia del cambio climático.

Importación y producción de materia prima

La incidencia del cambio climático recae directamente en la producción de la materia prima. Con la llegada de la sequia en verano, la calidad del suelo y la escasez del agua limitan el cultivo de algodón y otras fibras, por lo que su costo de importación, además de la dificultad para conseguirlas, aumentan. Asimismo, los procesos de manufactura se paralizan ante la falta del vital líquido.

Debido a esto, algunas empresas de marcas reconocidas han desarrollado, mediante innovaciones tecnológicas, procedimientos que requieren un mínimo de agua para producir. Tal es el caso de Nike y Adidas, quienes están trabajando en sus respectivas industrias con la tecnología DyeCoo Textile Systems. El sistema sustituye el agua por dióxido de carbono procesado.

Sin embargo, una parte importante de la industria se queda sin producir, afectando a los   hábitos de compra de los consumidores, tal como afirma el estudio realizado por el gabinete Weather Unlocked (haz clic aquí para más información).

Impacto social en la producción

Los máximos productores de materia prima textil son los más afectados por el clima. A su vez, esos productores son países en desarrollo, elemento que agrava la situación pues muchos de ellos no pueden hacerle frente a los efectos del cambio climático. Esta circunstancia no solo conlleva a una bajada en la producción, sino al despido de empleados cuyos costos no pueden asumir ante la falta de exportación.

Todas las situaciones referidas tienen un efecto que incide directamente en la industria textil y de la moda. La ausencia o el alto costo de la materia prima acabarán limitando la producción de ciertas colecciones por el tipo de proceso necesario para realizarlas, o porque, simplemente, ese tipo de prenda no se adecua al clima que viene de improvisto.

Además, los consumidores, cada vez más conscientes, aprenderán a determinar las necesidades reales, optando por vestimenta que asegure estabilidad y comodidad.

Para que una empresa productora sobreviva a un ambiente cambiante como el que nos ha tocado lidiar tiene 2 opciones: prevenir o innovar.

Ana Gómez
Calificación: 1/5 (1 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre