Pocas justificaciones tiene este semental que se mantiene mondo y lirondo en la fachada de un edificio para explicar su presencia en semejante lugar…

La excusa de que es el técnico del aire acondicionado y que sufre de calentones espontáneos va a ser que no cuela, ¿no te parece?

Esto es a lo que literalmente se le debería calificar como un ‘coitus interruptus’: su romántica velada fue truncada por la aparición del marido de su amante, por lo que decidió escapar por la ventana, como todo buen amante que se precie.

Totalmente desnudo, se subió a un aparato de aire acondicionado (¡el mejor aliado de todos calentones!).

Luego apareció el cornudo marido, que se puso a charlar con él desde la ventana. ¿A que te hubiera gustado escuchar esa conversación?

Suponemos que esta instantánea te ha resultado simpática o cuanto menos curiosa…, a no ser que seas tú uno de los dos protagonistas, en ese caso… lo sentimos mucho! ;S

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)

1 Comentario

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre