Espionaje

Un sumario del Programa Nacional de Inteligencia de Estados Unidos filtrado por el ex analista Edward Snowden llegó a las manos de The Washington Post.

Con él se revelaron secretos acerca de los gastos y otros detalles en materia de espionaje y contraespionaje que manejan las agencias de seguridad de ese país.

Aunque no es la primera vez que se tiene acceso a la información financiera de la comunidad de agencias de seguridad de EE.UU., sí es la primera ocasión en la que se revelan con tanto detalle las operaciones de esa comunidad, gracias al citado sumario fechado en el año 2013 con 178 páginas de información.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), es la más conocida de las agencias de seguridad de Estados Unidos, pero no la única. Hay otras 15 agencias que forman una comunidad en la que cada una se ocupa de un tema en específico; incluso, de espiar a las otras agencias.

Una inversión en seguridad impresionante

La comunidad de seguridad de EEUU creció enormemente en importancia desde los ataques contra la torres del World Trade Center en 2001, constituyendo actualmente un verdadero monstruo que consume ingentes recursos.

Ya en 2013, fecha del informe, las cifras reveladas para la seguridad nacional de Estados Unidos era enormes. Las 16 agencias emplean directamente a 107.000 trabajadores, y el presupuesto asignado a la comunidad de agencias alcanzaba los 52,600 millones de dólares. Sólo la CIA consumió 14,700 millones.

En los últimos años, y muy especialmente con el crecimiento de China y la escalada militar de Rusia en el conflicto sirio, EE.UU ha incrementado en alto porcentaje el gasto destinado a dispositivos electrónicos de espionaje y contraespionaje, lo cual además plantea un vivo debate en la sociedad de ese país que incluso afectó los resultados electorales.

Por supuesto, tal situación ha llevado a un incremento de los recursos financieros dedicados a seguridad en el gigante norteamericano, y se calcula que actualmente el presupuesto supera los 60,000 millones de dólares. Con la llegada de Trump a la presidencia esta tendencia debería mantenerse en los próximos años.

De acuerdo con los datos aportados por TacticalSecurity.Net, empresa de reconocido prestigio en sistemas de inteligencia que cuenta entre sus clientes a los gobiernos de Estados Unidos, México, Colombia y Argentina, el espionaje civil internacional debe controlarse estrictamente y, además, si se intentara, el despliegue de recursos necesarios sería tan grande que ningún país podría permitírselo, afirmación que ya había hecho el propio Edward Snowden en su momento.

A pesar de los gastos, sigue habiendo fisuras

En un mundo perfecto (para Estados Unidos), estas agencias tendrían absolutamente controlada toda la información del planeta y podrían anticiparse a cualquier ataque o atentado, sin embargo, el mismo informe revela que no siempre es así y que muchos detalles se les escapan.

Por ejemplo, consta que intentan adentrarse continuamente a las redes informáticas de China, Cuba, Irán, Israel y Rusia; pero la realidad es que no han podido con ninguna de las tres naciones más grandes de ese grupo. Han fracasado también en averiguar los planes del dictador norcoreano Kim Jong-un.

En los documentos también se revela que EEUU no conoce los componentes nucleares que se transportan en Pakistán ni qué capacidad de combate tienen los nuevos aviones caza chinos. Además, se sabe que la NSA está preocupada por las filtraciones internas y que sospechan, sólo en 2013, de al menos 4.000 fugas de material sensible a causa de sus propios agentes.

El presupuesto cada vez aumenta más, y eso sin contar con el crecimiento del presupuesto dedicado a gastos militares, así que la cifra sigue creciendo.

Andrés Román
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre