La extinción de este insecto significaría el fin de la vida en la tierra (y está a punto de pasar)

Los humanos somos capaces de grandes hazañas, pero también tenemos una capacidad destructiva enorme. Ahora el “progreso” está a punto de causar la extinción de uno de los más admirados insectos: las abejas, lo cual llevaría a una catástrofe mundial.

Efectivamente, las abejas están ya en peligro de extinción, panorama que pocos imaginaron hace apenas 30 años. A pesar de la fragilidad de los ecosistemas, pocos previeron el desastre que se cernía sobre este útil insecto, vital para el mantenimiento de la vida en la Tierra.

Pero es cierto, solo en Europa ya se han extinguido cuatro especies de abejorros y alrededor del globo suman 7 las especies desaparecidas. Lo más grave es que la tendencia es que empeorarán las condiciones de vida de estos insectos.

¿Por qué se debe evitar la extinción de estos insectos?

En su intensa labor de producción de miel, las abejas visitan miles de flores cada día, llevando en sus patas enormes cargas de polen, con lo cual garantizan la cruza de las plantas y la reproducción de las mismas.

¿Por qué se debe evitar la extinción de estos insectos?

Si bien es cierto que mariposas, moscas e incluso colibríes y otras aves participan en el intercambio de polen, la labor de las abejas representa el 70% de la polinización de todas las plantas del mundo.

Las 20 mil especies de abejas son un verdadero ejército sin cuya participación caerían uno a uno los ecosistemas, víctimas del efecto dominó.

El mayor riesgo al que se enfrenta la vida en este sentido es una drástica disminución de la disponibilidad de oxígeno y alimentos, al extinguirse, junto con este insecto, una gran cantidad de plantas, incluyendo más del 80% de la comida que consume la humanidad.

¿Qué causa la extinción de las abejas?

La mayor amenaza que se cierne sobre las abejas y otros insectos es la proliferación de pesticidas y agrotóxicos. Estos químicos son producidos en enormes cantidades con la misión de optimizar la producción de alimentos para la gente. Sin embargo, la ambición desmedida de algunos ha llevado esto a extremos insostenibles.

Los pesticidas matan directamente a los insectos pero, además, esos químicos se trasladan por toda la cadena alimenticia, así que un ave que consume a un insecto contaminado puede morir por envenenamiento.

Por otra parte, hay empresas que han creado plantas con modificaciones genéticas que envenenan directamente a los insectos, causando grandes pérdidas a sus poblaciones.

Estas plantas, además, son estériles, así que, en caso de no ser venenosas, le hacen perder tiempo a las abejas, que polinizan a otras plantas con este polen estéril.

Ojalá que estemos a tiempo de corregir esta situación y el mundo vea renacer y proliferar a tan maravillosos animalitos como las laboriosas abejas.

Calificación: 4.9/5 (12 votos)
Calificación: 4.9/5 (12 votos)