Una tienda de Ikea ayuda a los perros callejeros de una forma admirable

Que los perros son los mejores amigos del hombre es sabido y está comprobado, pero los humanos no siempre respondemos con la misma lealtad. La cruel verdad de esta relación entre canes y humanos es que cada año millones de perros son sacrificados, abandonados o maltratados.

En casi todas las ciudades del mundo hay perros callejeros, y si no los hay, es porque son exterminados alegando razones sanitarias. En algunas ciudades -pocas, lamentablemente-, hay programas de esterilización y búsqueda de hogares para estos amigos peludos.

Por eso es tan admirable la iniciativa de la tienda de muebles Ikea en Catania, Italia, que ha llevado a cabo con ayuda de sus trabajadores: permitir a los perros de la calle guarecerse del frío y descansar sobre las alfombras de exhibición. ¡Una iniciativa adorable!

Los perros callejeros sufren en invierno

La asociación entre perros y humanos tiene su origen hace ya millones de años. Los perros son guardianes naturales y los humanos buenos cazadores. Pero además sabemos manipular el fuego y los perros se beneficiaron de estar calientes durante las temporadas frías.

Milenios más tarde, al hacerse domésticos, los perros olvidaron cómo protegerse del frío, así que para los perros sin hogar la triste realidad es que las temperaturas bajo cero de los inviernos pueden llegar a matarlos, especialmente si no encuentran un refugio cálido.

La solución propuesta por Ikea en Catania encontró buena recepción por parte del público es así como en esta ciudad los perros de la calle pueden pasar el día en la tienda, donde además los alimentan.

La mejor parte es que los asistentes a la tienda están encantados y han subido vídeos y fotos, lo cual ha rendido frutos por ser publicidad positiva. Todo mediante un acto sencillo de humanidad. Se está planteando llevar esta iniciativa a todas las sucursales.

Un café y dos huesos, por favor

Un café y dos huesos
The Doger Cafe, Madrid

Esta curiosa orden pudiera escucharse en Madrid, en donde The Doger Cafe ha iniciado otra brillante iniciativa, al combinar la protección y adopción de perros con la clásica idea del café. En este local las personas pueden entrar a tomarse un desayuno y salir con un cachorrito recién adoptado en los brazos.

En este local tienen un área reservada para los perritos, a donde la gente puede entrar durante media hora para interactuar con los peludos, que suelen provenir de entidades proteccionistas, y así se “enamoran” de alguno de ellos. Si está entre sus posibilidades, se lo llevan.

También hay personas que van hasta el café especialmente para jugar con los cachorros. Se trata de una idea estupenda en un país en el que se abandonan más de 100 mil perros cada año.

Calificación: 3.6/5 (5 votos)
Calificación: 3.6/5 (5 votos)