La importancia de la psicología educativa

La educación es vital para el desarrollo de los seres humanos, especialmente en las primeras etapas de la vida. Con el paso de los años se han implementado un sinfín de estrategias que se adecúan a las necesidades de los estudiantes en el aula, una de ellas es la psicología educativa.

La recepción del aprendizaje suele ser distinto para cada persona, algunos asimilan con mayor facilidad los conocimientos, mientras que a otros el proceso les resulta un poco más complejo. Es prioritario emplear mecanismos adecuados para identificar estas diferencias.

Dificultades relacionadas con el aprendizaje

La manifestación de ciertas alteraciones, con frecuencia está vinculada a la limitada adquisición de capacidades como razonar, dialogar, leer o trazar. También se suman algunas conductas que impiden la adecuada interrelación con los demás.

En ocasiones, el sistema nervioso presenta anomalías que causa una de las afecciones más comunes denominada dislexia. Esta disfunción por lo general imposibilita el adecuado procesamiento y comprensión de datos. En tal sentido, es importante señalar que hay distintos tipos de dislexia que afecta las habilidades naturales y de no ser tratadas a tiempo los resultados pueden ser devastadores. Para determinar con eficacia algunas de estas dificultadas es preciso estar atento a los síntomas. Los especialistas en la materia evalúan con prontitud y presentan planes de acción con las medidas correctivas a que hubiere lugar.

Retos pedagógicos

En las aulas se consiguen individuos con distintas características, antecedentes familiares y sociales. Estos elementos inciden en sus comportamientos, que se reflejan durante la escolarización. Por otro lado, se encuentran los factores genéticos y ambientales, que marcan la diferencia en la captación educativa. 

En tal sentido, enseñar con eficacia sugiere un verdadero reto para los docentes. El rol de los educadores es fundamental para ayudar a sus estudiantes a adquirir habilidades y destrezas, y que éstos puedan solucionar situaciones de la vida cotidiana. 

La transformación de la enseñanza añade técnicas variadas, que implican la profesionalización de los facilitadores. Incluir las herramientas psicológicas como parte integral del proceso tiene un efecto positivo y favorece la educación de calidad, en la que es posible visualizar las marcadas diferencias de los sujetos que intervienen, sobre todo de aquellos que presenten alguna dificultad asociada al aprendizaje. 

La psicología como herramienta educativa

La psicología educativa es una ciencia cuyo objetivo es integrar metodologías que faciliten la adquisición de conocimientos, de manera atrayente y significativa, a su vez que instaure una mejor dinámica comunicativa entre el profesor y los alumnos.

Los proyectos de aprendizaje cuentan con un enfoque versátil mediante acciones completas, donde las variables psicológicas de cada persona son consideradas. En este punto, se insta a valorar la manera como los receptores perciben los contenidos programáticos.

Es vital captar el interés del estudiantado y fomentar la máxima participación para el desarrollo de sus potencialidades. Si la interacción entre el facilitador y el alumnado es auténtica, dentro del contexto educativo, las probabilidades de obtener respuestas favorables se intensifican.

Principales usos

Existen muchas facetas en las que es indispensable aplicar la psicología educativa, tales como:

  • Para la revisión de necesidades colectivas o individuales de un grupo de estudio, a fin de plantear intervenciones específicas para perfeccionar las capacidades didácticas.
  • Asesorar a los alumnos en cuanto a la toma de decisiones que tienen que ver con la vocación profesional, alternativas de estudio de acuerdo a sus preferencias personales y proyectos a largo plazo.
  • Figura como un mecanismo preventivo para facilitar la adaptación al sistema educativo, sobre todo en las fases iniciales de la infancia.
  • Participa en la creación de programas de ayuda sobre la sexualidad, salud, drogas, valores u otros.
  • Dispensa orientaciones para optimizar el rendimiento académico.
  • Fomentar la integración social familia-escuela.
  • Facilitar herramientas a padres para contribuir en el desarrollo del aprendizaje cognitivo.
  • Estudia el entorno social que afecta la adquisición de conocimientos.
  • Desarrolla planes didácticos adaptados a cada realidad.

El papel del psicólogo escolar

En los últimos años se han incorporado psicólogos escolares dentro de instituciones educativas como eje central. La inclusión de esta práctica profesional garantiza la aplicación de técnicas destinadas a detectar la presencia de estudiantes con trastornos graves o dificultades más leves, que son atendidas y tratadas por los orientadores o psicopedagogos, según sea el caso.  

A partir de tales evaluaciones, se generan alternativas de asesoramiento familiar y se diseñan técnicas específicas para superar problemas de comportamiento u otras disfunciones. El trabajo en conjunto con los docentes resulta efectivo y gratificante.

La tecnología en la psicología educativa

El uso de nuevas tecnologías permite la generación de informes computarizados y evaluaciones digitales para la elaboración de perfiles cognitivos de distinta naturaleza, insumos necesarios para diagnosticar con precisión las debilidades y fortalezas presentes dentro de cualquier centro educativo.

Conexión entre facilitadores y padres

Para que la psicología educativa surta efectos, es necesario que exista una adecuada relación entre docentes y padres. Fomentar el aprendizaje no es solamente responsabilidad de las escuelas, los progenitores tienen su cuota de responsabilidad, por lo que el trabajo en conjunto garantiza el éxito educativo.

Los contenidos escolares y el progreso de los hijos deben ser discutidos con frecuencia por las partes, así como, los avances, dificultades y rendimiento académico que se obtienen periódicamente.

Concientizar estos hechos, aumenta las posibilidades de proporcionar ayudas a tiempo, y evitar medidas represivas o castigos innecesarios que causan efectos negativos en el estudiantado en general, como sentimientos de inferioridad, temores y desinterés.

Herramienta didáctica primaria

La psicología educativa minimiza el fracaso escolar y propone la satisfacción de los involucrados. Esta herramienta facilita la toma de decisiones de los docentes y procura crear procesos de enseñanza y aprendizaje acordes a la realidad de los participantes. El adecuado tratamiento de los estudiantes con trastornos de aprendizaje propicia el crecimiento y desarrollo de sus potencialidades, en conjunto con la participación activa y métodos de enseñanza didácticos. El análisis de las limitaciones, debilidades, amenazas y fortalezas de cada estudiante sirve como base para diseñar estrategias pedagógicas que promueven la interacción entre el alumno y el docente, con incorporación del sistema familiar. Cuando esta relación se maximiza los resultados a corto, medio y largo plazo suelen ser idóneos.

Calificación: 4.5/5 (13 votos)