Forma de vida más antigua

Un grupo de científicos de la University College de Londres han descubierto unas bacterias que habitaban en el fondo del mar hace miles de millones de años.

El hallazgo fue hecho en Quebec, Canadá, en el lugar geológico que se conoce como el cinturón de Nuvvuagittuq. La antigüedad de los microfósiles se estima en 3.770 millones de años, lo que los convierte en los más longevos encontrados en nuestro planeta. Se cree que estos fósiles colonizaron el mar recién formada la Tierra, hecho que hace presumir  que otros planetas pasaron por un proceso similar al nuestro. Se piensa que uno de ellos podría ser Marte.

El hábitat de los fósiles

Después de haber realizado el estudio, se determinó que estos fósiles se encuentran en rocas sedimentarias que forman parte de antiguas fuentes hidrotermales, cuyas características están representadas por filamentos microscópicos  constituidos por bacterias que cohabitaban en el hierro. Se cree que estas son las primeras evidencias de vida en nuestro planeta. Es muy posible que esto haya sido así en vista de que las fuentes hidrotermales han sido consideradas siempre como los primeros cultivos de microorganismo que habitaban en el océano y que se alimentaban de hierro.

El científico líder en la investigación, Matthew Dodd, en una entrevista al respecto indicó que: “nuestro descubrimiento apoya la idea de que la vida surgió de los respiraderos calientes de los fondos marinos poco después de que se formase el planeta Tierra”, lo que apoya otras pruebas de sedimentos moldeados por microorganismos, de una antigüedad de aproximada de 3.700 millones de años.

Técnica utilizada para identificar los fósiles

Para identificar los microfósiles y la mineralogía asociada a ellos, los científicos se valieron de una técnica donde combinaron microscopía óptica y espectroscopia Raman, esta encargada de estudiar modos de baja frecuencia. Así mismo, los expertos analizaron pequeños fragmentos de la roca sedimentaria jaspe que encontraron en la franja de Nuvvuagituuq, datada entre 3.770 y 4.290 millones de años de antigüedad.

Tras procesar minuciosamente la información, los científicos corroboraron que las primeras formas de vida nacieron de estos ambientes hidrotermales que surgieron poco después de que la tierra se creó.  Entre los hallazgos se encuentran gránulos de óxido de hierro, microfósiles con filamentos y carentes de ellos, rosetas de carbonato rodeadas por masas de apatita y filamentos de hierro torcidos. Llama la atención que todos ellos fueron producto de la putrefacción.

Redacción
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre