La necrópolis de Ibiza

El cementerio de la antigua Ibiza posee aproximadamente 3000 tumbas excavadas en la roca y tiene a su alrededor un museo de arte funerario pitiuso.

La Necrópolis de Puig des Molins y su ciudad fue fundada en el siglo VII a. c. por los fenicios y se la considera la más importante del Mediterráneo occidental, debido a su extensa tipología de sepulturas y a su amplia extensión.

Una isla con mucha historia

La historia de Ibiza ha sido interpretada a través de las miles de piezas encontradas a lo largo de los años, las cuales han sido consideradas en todo el mundo como uno de los aspectos más interesantes de la cultura fenicio-púnica. Según las investigaciones históricas, los fenicios tenían la costumbre de sepultar a sus muertos en enclaves cercanos a sus aldeas. Es así como en el Puig des Molins se encontraba la urbe de los vivos y a 500 metros se ubicaba la ciudad de los muertos.

Curiosamente, el nombre de la ciudad no guarda relación alguna con los rituales funerarios ni con las tumbas talladas en la roca; realmente se relaciona con los molinos harineros existentes desde el siglo XV. En la época de los romanos, las tumbas abarcaban el Puig des Molins, la Avinguda d’Espanya y la calle Aragón. Posteriormente, muchas de las fosas fueron rellenadas con tierra por los campesinos para cultivar olivos.

Tumbas excavadas en la roca

Las tumbas excavadas fueron descubiertas fortuitamente en el año 1946, y son conocidas como hipogeos de la mula. Tras el descubrimiento de los hipogeos, estos fueron acondicionados con el propósito de que pudieran ser visitados y accesibles para todo público, por tanto, se les dotó de iluminación y de una escalera de acceso. Fue así como  se creó uno de los museos más emblemático de la ciudad.

De todos los sepulcros encontrados durante a excavación, tan sólo 340 son visibles desde el exterior. Según los investigadores, la mayor parte de éstos proviene de la época púnica, y de ahí reciben el nombre de hipogeos. Se cree que durante la Ibiza púnica el cementerio tuvo un crecimiento continuo debido al desarrollo de la ciudad, por lo que llegó a ocupar una superficie de unas 5 hectáreas.

Una visita ineludible

Los visitantes de Ibiza que posean coche pueden desplazarse hasta la necrópolis y disfrutar del paisaje durante el trayecto. En caso de que no se disponga de uno y se desee disfrutar de la ciudad durante varios días, el alquiler de coches en Ibiza es una opción muy rentable. Durante el recorrido se harán paradas necesarias para conocer el museo y las tumbas, y sin coches de alquiler es muy difícil hacerlo adaptándose a los horarios del transporte público.

Aunque alquilar un coche te va a permitir ver muchas más cosas en la mitad de tiempo, lo que es seguro es que, ya sea en coche de alquiler, en coche propio o en autobús, no puedes dejar de visitar las tumbas, el museo, las lápidas romanas del recinto de Puig des Molins, el panteón de los dioses Tanit, Baal Hamon y Eshmum, relacionados con el amor y la fertilidad, y los lugares donde se practicaban rituales funerarios. El material audiovisual y las maquetas educativas ayudan a comprender la extraordinaria importancia de la Necrópolis de Eivissa.

Andrés Román
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre