La temible reina negra aún busca su tesoro.

La reina negra aparece cada 100 años en Croacia para buscar su tesoro perdido. Muchos creen que está enterrado en el castillo Medvenica.

Cada 100 años, una serpiente se transforma en mujer y vaga por la capital de Croacia en busca de un tesoro perdido. Va vestida de negro, con el rostro oculto y un farol en la mano. Se cree que algunos pocos hombres la han visto deambular. ¿Sabes de quién se trata?

Es la reina negra, la protagonista de una de las leyendas croatas más populares. Bárbara Celjska, más conocida como la reina negra, vivió en el famoso Castillo Negro del monte Medvenica, situado a unos 1.035 metros de altura.

Hoy es el lugar donde cada otoño cientos de personas conmemoran su leyenda de terror, entre toques de flautas y tambores, unos metros antes de llegar a las puertas de la antigua construcción, que se cree que oculta secretos.

Una mujer despiadada

Cuenta la historia que la reina negra gobernó Medvedgrad con mano de hierro. Era una mujer hermosa que siempre vestía de negro, con un duro carácter que atraía el amor de hombres de abolengo y también de plebeyos.

No midió límites en el amor y muchos desafortunados pasaron por su cama. Después, al amanecer, hacía que los cuervos sacaran los ojos de sus amantes y que los sirvientes los arrojaran al vacío. No quería que nadie en el pueblo supiera quiénes habían estado en su lecho, y evitaba a toda costa los comentarios de los hombres.

Sus actos despiadados, como el cobro de altos impuestos a los pobres y negar el acceso al agua de la enorme cisterna, pusieron al pueblo en su contra. Cuando los turcos cercaron la fortaleza, se vio en la necesidad de pedir ayuda. No la consiguió.

Pacto con el diablo

Lo que no encontró entre sus discípulos, lo buscó con el demonio. Prometió entregarle al diablo todo su oro a cambio de salir sana y salva de aquel acontecimiento.

Cuando la reina negra volvió a ser libre, el diablo le pasó factura y, tras hacer desaparecer su riqueza, la convirtió en serpiente. Cada 100 años recupera su humanidad y busca su tesoro perdido. Por lo tanto, si una de estas noches te cruzas con una mujer vestida de negro, ten cuidado.

Mar Pons
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre