Boda Alicia en el pais de las Maravillas

¿Sabes hasta dónde es capaz de llegar un friki el día de su boda? Cuando veas las bodas más frikis jamás celebradas entenderás que la originalidad y el fanatismo no tienen límites.

En el mundo hay personas que sienten una pasión enorme por personajes, películas e historias famosas. Son clásicos los ejemplos de los fans de la saga de la Guerra de las Galaxias o Viaje a las Estrellas, de las cuales sus seguidores incluso conocen los idiomas de las razas imaginarias que habitan los rincones más apartados del universo. Más modernamente han aparecido los que adoran a Harry Potter y Los Juegos del Hambre.

La pasión de los fans es a veces tan grande que puede condicionar los momentos más íntimos de su vida. Cuando se enamoran dos seguidores de la misma historia, se pueden dar las situaciones más divertidas y los momentos más locos. Por ejemplo, organizar las bodas más frikis del mundo.

En los pequeños detalles está el reto

Para las bodas más increíbles que puedan imaginarse no se escatiman esfuerzos. Los salones de fiesta, o los jardines, según el caso, terminan transformados en réplicas de los paisajes y palacios que aparecen en las películas, cuidando que todos los decorados coincidan con los utilizados originalmente. Otro tanto se hace con los vestuarios y, por supuesto, los novios representan a los personajes principales de la saga correspondiente.

Tal es el caso de bodas como las que vemos en las fotos que ilustran este artículo, en las que podemos ver cómo la creatividad de los organizadores llega a niveles impresionantes. Las representaciones de Harry Potter y La Guerra de las Galaxias no fallan en tener las varitas mágicas y los sables laser, respectivamente. Además no sólo los clásicos del cine o de la TV participan, sino que también se han incorporado los juegos de vídeo, como los archiconocidos Minecraft, con sus personajes en 8 bits y Super Mario Bros., con sus clásicos hongos.

Entre reinos y princesas

Uno de los casos más interesantes es el de Juego de Tronos, que ha implicado no sólo la confección de vestuarios y paisajes, sino que requirió intensas sesiones de maquillaje corporal y el alquiler de animales, incluyendo lobos reales. También existe una categoría de las bodas más frikis de la comarca donde el novio, como es natural, es un hobbit, y entre los asistentes se encontraron Radagast, Saruman y por supuesto, Gandalf.

Otro grupo de fanáticos se especializa en las princesas de los cuentos clásicos, de acuerdo con las versiones de Disney, contándose bellas representaciones de Alicia en el País de las Maravillas, que se casa con el Sombrerero Loco, y por otra parte está Ariel, la famosa sirenita, que hace otro tanto.

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre