Entre los años 50 y 80 era todo un escándalo en la TV: aquellos programas que no acataran las pautas morales se quedaban fuera.

Que un inodoro estuviera en escena en un programa de televisión era impensable en la época en que este medio de comunicación empezó a ser parte del entretenimiento familiar. Lo que hoy resulta normal, entre los años 50 y 80 era todo un escándalo.

No solo se reducía a los inodoros… Aquellos programas que no acataran las pautas morales se quedaban fuera. A continuación, te contamos los cinco casos más surrealistas:

1. Vestir a Piolín

Cuando Piolín, el famoso personaje de Looney Tunes, veía “un lindo gatito”, el público se escandalizaba ante un canario desnudo. Era impensable que se pudiera ver o hablar de desnudez en televisión, por eso los directivos de la cadena pidieron a la productora que le añadieran plumas. Fue así cómo, en 1942, el inofensivo canario pasó de color rosado a amarillo.

2. Mujer real en sujetador

En 1987, la cadena NBC dio un paso adelante en el tema de la desnudez. Lo impensable sucedió por primera vez en la historia cuando apareció ante las cámaras una mujer, y no un maniquí, mostrando el sujetador de Playtex Cross Your Heart. ¡Todo un escándalo! Pero a partir de entonces ya se perdió el pudor.

3. Encinta sí, embarazada no

Para la sociedad puritana de los años 50, decir “embarazada” en TV era una ofensa. Así fue como en la comedia I Love Lucy tuvieron que usar el francés, “enceinte”, para enmascarar el asunto.

4. El ofensivo retrete

Otro de los más increíbles escándalos de la TV lo protagonizó un inodoro en 1957. En la comedia Leave it to Beaver fue tema de discusión y paranoia la posibilidad de mostrar un retrete. Esta fue la primera serie en mostrar un cuarto de baño en la pequeña pantalla.

5. Sexo matrimonial

Y si un inodoro causaba polémica en los 50, ¡imagínate una cama matrimonial! Aquello era una situación impensable. En aquel entonces, los matrimonios no llegaban nunca al acto sexual en la televisión porque dormían en camas separadas. Ahora ya sabes por qué Los Picapiedra nunca dormían juntitos.

Como ves, mucho ha cambiado la televisión desde aquel inocente canario que tuvo que vestirse con plumas amarillas para ser famoso.

Ana Gómez
Calificación: 5/5 (1 votos)

Esto tienes que compartirlo...

¡No te lo pierdas!