Los ritmos del Caribe

Si crees que en el Caribe los ritmos bailables son solo los que se escuchan a diario en las radios, te equivocas. Hay mucho más…

Cuando pensamos en salir de fiesta inmediatamente nos viene a la mente la imagen de los mulatos cubanos y todo su sabor, con sus exóticos bailes, así como el sonido del reggaeton, ritmo impulsado por la industria del disco desde sus orígenes en Puerto Rico. Una fiesta siempre tiene sabor Caribe, pero ¿sólo hay salsa y reggaeton en esos países?

La verdad es que los ritmos que se bailan en la cuenca musical del Caribe son muchos más y pudieran ser objeto de enormes volúmenes que expliquen su desarrollo y tradición. Aquí comentaremos algunas precisiones acerca de esos sonidos.

El son cubano es el padre de las fiestas

La mayoría de la gente conoce como ritmo festivo por excelencia a la salsa, pero resulta que la salsa no es un ritmo, sino la mezcla de un conjunto de ritmos de diferentes lugares del Caribe. De hecho, tal mezcla fue bautizada con ese nombre por un locutor venezolano, recién en 1964.

La base de la combinación es el son cubano, que se acompaña además con el bolero, el guaguancó, la guaracha, la rumba, el danzón, el cha cha chá y el mambo, por nombrar los más importantes. Pero de la vecindad saldrían otros ritmos a encontrarse con ellos.

La República Dominicana es conocida por el contagiosísimo merengue, así como por la bachata, tan en boga en los últimos años. Puerto Rico también hace importantes aportes con la bomba, la plena y el aguinaldo, mientras que desde el sur del Caribe se incorporan la cumbia y el porro colombianos, el tamborito panameño y un sinnúmero de ritmos afrovenezolanos que se conocen genéricamente como “tambores”.

El proceso que mezcló esos ritmos no fue fácil ni rápido, pero sí intenso. La incorporación de la música cubana a México en los tiempos dorados del cine de ese país facilitó su popularización en todo el continente, pero la alquimia definitiva tuvo lugar en Nueva York, donde se encontraron grandes músicos de todos los países mencionados anteriormente, como Chano Pozo, Tito Rodríguez, Pérez Prado, Tito Puente o Arsenio Rodríguez, quienes conocieron las bondades del jazz que practicaban genios como Louis Armstrong o Dizzie Gillespie. Logrado ese complejo mestizaje musical apareció lo que hoy conocemos como salsa, que es sin duda la expresión más internacional de la comunidad caribeña.

En cada país la gente baila sus propios ritmos

Sin duda, la salsa, el merengue, la bachata y el reggaeton dominan por completo la escena musical del Caribe, pero hay otros ritmos que tienen gran importancia en sus países de origen y que no podemos dejar de mencionar.

En Cuba se sigue cultivando el changüí, la conga y el son montuno, pero en materia de baile se ha impuesto la bullanguera timba; mientras que en Dominicana, bajo la sombra de la omnipresente bachata, siguen su proceso el merengue apambichao y el perico ripiao. Si la cumbia reina en Colombia, el vallenato es el rey, junto con la moderna champeta. Por su parte, Venezuela sigue vibrando al ritmo del joropo, el calipso y la gaita zuliana, así como los diversos tambores mencionados más arriba.

La diversidad musical del Caribe es impresionante y este texto apenas pretende ser una breve guía para que el lector pueda investigar más.

Puedes compartir estas curiosidades musicales en tus redes sociales, y estaríamos felices de que lo hicieras. Seguramente tus amigos también lo encontrarán interesante.

Eduardo Rada
Calificación: 3/5 (1 votos)