¿Pagarías 12.900 dólares por un balón de baloncesto?

El balón de baloncesto más caro del mundo se ha hecho famoso no solo por su precio de 12.900 dólares, sino por su particular diseño, acabados perfectos y color azul.

Una vitrina de 950 metros cuadrados en la tienda de la firma Hermés, en California, fue el lugar escogido para exhibir el balón de baloncesto más caro del mundo, un modelo exclusivo que tiene un precio de 12.900 dólares, que llevados a la moneda europea serían unos 9.700 euros.

¿Tú pagarías tanto por un balón? Pues entérate de que en el año 2013, cuando salió al mercado, se generó una lista de pedidos y la empresa trabajó arduamente para cumplir con la demanda de balones.

Azul por Los Ángeles

Una de las características de la pelota es su color, pues está fabricado en cuero azul de alta calidad. Fue elegida esta tonalidad para hacer referencia al mar, las piscinas y el cielo, lo que refleja el estilo de vida de la ciudad de Los Ángeles, en los Estados Unidos.

El balón es exclusivo, porque está fabricado totalmente a mano y con cuero de ternero. Para conseguir su acabado perfecto, la firma Hermés utilizó la misma técnica con la que elabora sus bolsos de mayor precio.

Una creación de Hermés

Un detalle que no se deja pasar en el balón es el bordado de la letra H, que deja muy claro que se trata de una creación de Hermés.

¿Pero cómo es que la compañía que se dedica a la fabricación de bolsos y pañuelos de seda decidió hacer un objeto deportivo tan caro? Esta es la pregunta que todo el mundo se hace y, al parecer, todo apunta a una excelente estrategia de marketing que, en su momento, sirvió para poner en el punto de mira de todo el mundo la tienda que abrió sus puertas en California.

Un detalle curioso es que, aunque el balón fue concebido para una tienda en Estados Unidos, lo cierto es que su fabricación se realizó en un taller de la compañía Hermés en París, bajo la dirección del reconocido artista Pierre Alexis.

Andrés Román
Calificación: 4.5/5 (2 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre