viernes, 19 julio 2024 |

Actualizado a las

13:57 |
23.4 C
Madrid

10 pájaros dinosaurios: los impactantes descendientes de los dinosaurios y su fascinante evolución como aves modernas

Los pájaros dinosaurios son animales que guardan un sorprendente parecido con sus ancestros, por lo que parece que se quedaron atrapados en el tiempo. Estas aves, descendientes de los dinosaurios, viven alrededor del planeta y mediante el estudio de sus características físicas y biológicas, los expertos han logrado hallar el nexo que existe entre estos animales y los temidos dinosaurios de la prehistoria.

Descendientes de los dinosaurios: El pájaro de Asteria (Asteriornis maastrichtensis)

Entre los animales que evolucionaron de los dinosaurios se destaca el Asteriornis maastrichtensis, que es considerada como el ave moderna más antigua de la historia. El pájaro de Asteria vivió en el continente europeo hace 67 millones de años.

Reprecentación del Asteriornis maastrichtensis, uno de los pájaros dinosaurios.
El antiguo Asteria, un pájaro que convivió con los dinosaurios (BipedalSarcopterygian201.3, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Se cree que podía volar y habitaba en zonas costeras. Eran pájaros pequeños, con patas largas, que compartían características físicas con los pollos y patos de la actualidad.

Pájaros grandes: El Dromornis stirtoni

También conocido como pájaro trueno de Stirton, esta ave no voladora, vivió en Australia hace miles de años y ha sido clasificada como la más grande que haya existido. El Dromornis stirtoni era realmente enorme, medía 3 metros de altura y pesaba 500 kilogramos.

Dromornis stirtoni.
Dromornis stirtoni (Nobu Tamura (http://spinops.blogspot.de), CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Sin embargo, su cerebro era muy pequeño. Tenía una dimensión similar al de una gallina moderna. El pájaro trueno de Stirton habitaba en las zonas boscosas del continente australiano. Su aspecto era bastante similar al de un dinosaurio de gran tamaño, porque tenía un cuello muy largo, patas fuertes y alas pequeñas, que no le permitían volar.

Los picos de estas aves también eran grandes y potentes, lo que ha llevado a diversos investigadores a asumir que eran pájaros carnívoros.

Pájaros dinosaurios: El Pelagornis chilensis

Esta ave surcó los cielos del planeta hace unos 7 millones de años y está emparentada con los gansos y los cisnes. Sin embargo, su aspecto era más cercano al de un dinosaurio volador.

Pelagornis chilensis.
Pelagornis chilensis (El fosilmaníaco, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons / recorte, mejora de tono y resolución de la original)

El Pelagornis chilenis era similar a un pelícano, y medía entre 5 y 7 metros, con sus alas extendidas. Este pájaro podía llegar a pesar hasta 29 kilos, pero su característica más distintiva era su gran pico, en el que había unas extensiones de hueso que parecían dientes, lo que le daba un aspecto aterrador.

Los restos de esta ave fueron hallados en Chile en el año 2010, a tan solo 800 kilómetros de la capital del país. El esqueleto, en un excelente estado de conservación, permitió a los científicos estudiar a este animal de la antigüedad y establecer su relación con los dinosaurios.

Las moas gigantes (Dinornis)

Las moas gigantes fueron unas aves que pertenecieron al género de las Dinornitiformes y vivían en la isla de Nueva Zelanda. Los Dinornis tenían un gran tamaño, llegando a medir hasta 3,6 metros de altura y alcanzando un peso de 280 kilos. Se estima que fueron las aves más altas de la historia.

Diornis, modelo de este pájaro dinosaurio.
Diornis (Pearson Scott Foresman, Public domain, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Sus plumas eran de color marrón rojizo y cubrían casi todo su cuerpo, a excepción de las patas, que eran grandes y fuertes. El pico de las moas era corto y puntiagudo, y su enorme cuello, le permitía alimentarse de las hojas de los árboles, algo que también hacían los dinosaurios.

Esta peculiar ave se extinguió en el año 1500 debido a la acción humana. Los maoríes comenzaron a cazarlas para alimentarse cuando llegaron a Nueva Zelanda hasta acabar con ellas.

El casuario del Sur (Casuarius casuarius)

Los casuarios forman parte del grupo de las Ratites, en el que también se hallan otras grandes aves no voladoras como los avestruces, kiwis y emúes. El Casuarius casuarius es considerado como el animal vivo que está más estrechamente ligado a los dinosaurios.

Casuarius Casuarius.
Casuario (Dezidor, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons / recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Esta sorprendente especie desciende del Corythoraptor jacobsi, un dinosaurio terópodo que vivió hace 74 millones de años en Asia, y que se caracterizaba por tener una especie de casco en su cabeza. El casuario del sur posee una estructura similar en su cráneo.

El Casuarius casuarius es la segunda ave de mayor tamaño en todo el mundo. Puede llegar a medir 1,8 metros de altura y su peso promedio es de 85 kilogramos. Cuentan con un cuello largo y en su cabeza tienen un casco que luce como un cuerno, se cree que lo usan para regular su temperatura corporal.

El plumaje de esta ave es de color negro, pero su cara es azul. Las patas del casuario del sur son temibles, porque cuenta con enormes garras afiladas, que algunos, aseguran, pueden cortar y matar a personas.

El picozapato (Balaeniceps rex)

El picozapato es el perfecto ejemplo de lo que son las aves con aspecto de dinosaurio. Este pájaro de gran tamaño de color gris vive en el continente africano y es bastante difícil de hallar.

Un picozapato de aspecto prehistórico.
El picozapato es considerada un ave dinosaurio (Tasha Carl, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Una de las características de los pájaros Balaeniceps rex es su enorme pico, que le permite devorar presas enteras como peces, serpientes, lagartos y hasta cocodrilos pequeños. Se estima que estas aves grandes, viven en el planeta desde hace unos 30 millones de años.

Su plumaje gris y su mirada severa le dan un aspecto temible al picozapato. Sin embargo, estos animales no son agresivos y tampoco les gusta estar cerca de los humanos. Habitan en las zonas pantanosas de agua dulce de países como Tanzania, Sudán del Sur, Uganda y Zambia. En la actualidad, la población de estas aves ronda entre 3500 y 5000 ejemplares, por lo que su estado de conservación ha sido clasificado como vulnerable.

El kiwi (Apteryx)

Esta ave originaria de Nueva Zelanda, se caracteriza por su aspecto primitivo. Posee un cuerpo redondeado, patas y pico afilado. Los Kiwis son animales nocturnos y bastante tímidos.

El kiwi, uno de los pájaros dinosaurios.
El kiwi, un ave antigua que no vuela (Maungatautari Ecological Island Trust, Public domain, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Su tamaño no es particularmente grande, llegan a medir unos 40 centímetros de alto y pueden pesar alrededor de 3 kilogramos. Una de las características más distintivas del Apteryx es su plumaje, que parece pelo. Las plumas de los kiwis no llegaron a desarrollarse por completo debido al clima de la isla, por esta razón, algunos consideran que son aves sin plumas.

Otro rasgo distintivo de estos animales, es que tienen un excelente sentido del olfato gracias a unos bigotes que tienen en sus picos. Por último, se puede destacar, que el kiwi comparte parte de su ADN con uno de los dinosaurios más temidos de la historia, el Tiranosaurio Rex.

El cálao de yelmo (Rhinoplax vigil)

El cálao de yelmo​ forma parte del grupo de aves conocidas como Bucerotiformes y su aspecto definitivamente es prehistórico. Este animal es nativo de la península de Malaca y también puede ser hallado en Borneo y Sumatra.

Rhinoplax vigil.
Rhinoplax vigil (Doug Janson, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Entre las características de los pájaros cálaos, destaca su gran pico de color amarillo, el cual tiene un casquete en la parte superior que va desde la mitad del mismo hasta su cráneo. El casco del Rhinoplax vigil es sólido, lo que hace que sea bastante pesado.

El plumaje del cálao de yelmo es de color negro, salvo en sus patas y cola, en donde es blanco. Su tamaño es de 1,20 metros en promedio, y pueden llegar a pesar hasta 2,7 kilogramos.

Otra de las características distintivas de este pájaro es su buche sin plumas, que es de color rojo en los machos y azul en las hembras. El peculiar aspecto del Rhinoplax vigil, lo convierte en el perfecto ejemplo de lo que son los pájaros dinosaurios.

La garza morena (Ardea herodias)

La garza morena es descendiente de los dinosaurios conocimos como terópodos. Pero, ¿cuáles son las características de las aves Ardea herodias que las hacen lucir como pájaros dinosaurios? Sin duda, las poderosas patas de este animal, son su principal conexión con sus antepasados.

Ave prehistórica garza morena.
Ardea herodias (©Frank Schulenburg, CC-BY-3.0 / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Algunos dicen que las garzas morenas lucen como un velociraptor moderno, debido a su tamaño y su gran habilidad para cazar peces, reptiles y hasta mamíferos pequeños. Estas aves de gran tamaño, que llegan a medir hasta 1,37 metros de altura, viven en numerosos ríos y humedales de agua dulce y salada de América.

El calamón takahe de la Isla Sur (Porphyrio hochstetteri)

El calamón takahe es un ave no voladora de tamaño mediano, con alas pequeñas, pico grueso y patas robustas, que le brindan un aspecto muy parecido al de un dinosaurio.

Pájaros dinosaurios aún vivos.
Porphyrio hochstetteri (Bernard Spragg. NZ from Christchurch, New Zealand, CC0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

El Porphyrio hochstetteri es originario de Nueva Zelanda y es uno de los animales más raros que existen. Durante 50 años se pensó que se había extinguido, pero por suerte volvió a ser visto en 1948. Desde entonces, se ha hecho todo lo posible por preservar la especie y aumentar su población. En la actualidad se sabe que hay unos 400 especímenes en el planeta.

Los dinosaurios y su evolución hasta convertirse en aves modernas

De acuerdo a varios estudios científicos, aves y reptiles son animales que están relacionados, debido a que los primeros descienden de los dinosaurios, quienes a su vez pertenecen al grupo de los saurópsidos, en el que se encuentran la mayoría de los reptiles y todos los tipos de aves.

Pero, ¿cómo los enormes y aterradores dinosaurios de la prehistoria se convirtieron en los pequeños y amigables pájaros que hoy surcan los cielos del planeta? La teoría más aceptada, asegura que las aves evolucionaron a partir de los terópodos, un tipo de dinosaurio bípedo que tenía tres dedos en sus patas.

Pero el principal cambio biológico que llevó a estos reptiles prehistóricos a convertirse en aves fue la necesidad de regular su calor corporal para poder sobrevivir. Se sabe que los dinosaurios eran de sangre fría, por lo que dependían del medio ambiente para mantener su temperatura ideal.

Una de las características de aves y mamíferos más distintivas, es que son endotermos o de sangre caliente. Esto les permite regular los niveles de frío y calor de su cuerpo, sin necesidad de depender del entorno. Pero para esto, requieren grandes cantidades de energía, lo que implica que deben alimentarse varias veces al día.

Debido a que los dinosaurios eran muy grandes, debieron comenzar a reducir su tamaño gradualmente para volverse endotermos. Y esta fue la primera fase, que los llevó a convertirse en aves.

El otro punto a destacar es la evolución de las plumas. Se cree que estos animales desarrollaron plumas para evitar las agresiones entre los machos durante los periodos de apareamiento. De acuerdo a esta teoría, los plumajes más llamativos garantizaban el derecho a la cópula con las hembras.

En un principio, las plumas de estos reptiles no servían para volar, pero con el paso del tiempo esto fue cambiando. Igualmente, sus patas delanteras evolucionaron hasta parecerse más a las alas de las aves modernas. Con las plumas, y la disminución de tamaño, pronto lograron planear entre los árboles y en algún momento comenzaron a volar.

Por todas estas razones se dice que las aves son dinosaurios. Sin embargo, no todas las aves son pájaros, y la explicación a esto se halla en la evolución de las aves. La principal diferencia entre pájaro y ave, radica en el tamaño y la capacidad de volar. A pesar de que ambos son animales con plumas, los primeros son mucho más pequeños y esta característica física es la que les ha permitido volar.

La forma del cuerpo de las aves, es la evidencia más palpable que se tiene en la actualidad del nexo entre estos animales y los dinosaurios. Seguramente, si alguien observa con cuidado a una gallina, con sus dos patas con dedos con garras y extremidades superiores pequeñas, podrá notar la similitud con su aterrador ancestro, el Tiranosaurio Rex.

Ave, pájaro y dinosaurio, son tres palabras que están muy relacionadas, aunque no lo parezca. Las necesidades evolutivas de los reptiles de la prehistoria, los obligaron a modificar sus características biológicas hasta convertirse en pájaros dinosaurios. En la actualidad, las aves modernas, son las pruebas vivientes de este proceso, y solo a través de su estudio, se ha podido comprobar que son descendientes de los dinosaurios.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Jugador, Alana. (2023, 14 septiembre). 10 pájaros dinosaurios: los impactantes descendientes de los dinosaurios y su fascinante evolución como aves modernas. Flipa.NET https://www.flipa.net/pajaros-dinosaurios/

Vota y ayúdanos a mejorar
Calificación: 5/5 (5 votos)
Alana Jugador
Alana Jugador
Licenciada en Comunicación social, especializada en periodismo impreso por la Universidad Arturo Michelena de Valencia. Locutora, productora y experta en SEO de contenidos.
Flipa » Naturaleza » 10 pájaros dinosaurios: los impactantes descendientes de los dinosaurios y su fascinante evolución como aves modernas

Deja tu comentario

Deja tu comentario
Introduce tu nombre