El puma: así es uno de los felinos más grandes del mundo

El puma es uno de los felinos en peligro de extinción más grandes del mundo. Entre sus habilidades físicas destaca su capacidad de alcanzar una gran velocidad y de realizar enormes saltos, de hasta 6 metros de altura, sin perder agilidad ni fuerza.

El también conocido como “león americano” se encuentra en amenaza debido a ciertos factores como la caza deportiva, la actividad ganadera y la expansión urbana. De hecho, se cuentan muy pocos ejemplares en países donde es autóctono.

Conozcamos mejor las características de este enigmático felino al que se debe prestar mucha atención para su preservación.

El puma posee todas las habilidades de los felinos

Su nombre científico es “Puma concolor” o “león de montaña” y, al igual que la gran mayoría de los felinos, posee gran fuerza y una excelente agilidad para la carrera y la escalada. En edad adulta, su cuerpo puede alcanzar los 2.8 metros de longitud, pesando entre 90 y 120 kilogramos; en el caso del macho. En cuanto a la hembra, esta es más ligera y pequeña, llegando a medir entre un metro y medio y hasta dos, con un peso de hasta 80 kilogramos.

El puma puede ser diferenciado de otros felinos por el resto de características físicas que le definen: pelaje uniforme en tonos pardos o dorados, patas grandes y fuertes, cabeza redondeada, orejas erguidas, cinco garras en las patas delanteras y cuatro en las traseras; siendo el caso que sus miembros delanteros son más grandes que los traseros. Pueden vivir entre ocho y trece años.

Este felino es quizá, junto al león, uno de los depredadores más fuertes del planeta. Es bien conocida su excelente habilidad para la cacería y su inteligencia adaptativa al entorno en donde se encuentre.

Es el felino con la dieta más variada

De entre todos los felinos, el puma es quien tiene gustos alimenticios más variados. Esto se debe a que originalmente habitaba regiones de abundante fauna y flora, lo que les hizo orientarse al consumo vegetal además del carnívoro, que sigue siendo su alimento más importante.

El puma puede alimentarse de la caza de grandes presas, como alces, venados y ovejas; de presas más pequeñas como ratones, liebres y puercos espines y de vegetales y hasta pequeños insectos.

Al igual que cualquier otro felino, el puma es de carácter solitario y territorial. Solo algunas hembras pueden llegar a formar pequeñas manadas para protección y alimentación de sus crías. Sus tácticas de cacería son sobresalientes. Su emboscada, sigilosa y silenciosa, es garantizada por sus suaves almohadillas y uñas retráctiles, que les permiten avanzar detrás del animal sin que este pueda anticiparlo sino hasta antes del salto del felino, momento en el cual ya se han convertido en la presa.

El puma suele cazar grandes presas cada 15 días, periodo que se vuelve más frecuente solo cuando hay cachorros que alimentar.

Así es el hábitat de los pumas

Este felino tiene como hábitat original el continente americano, teniendo mayor presencia en la zona sur. Tiene preferencia por asentarse en zonas con climas templados, como las regiones montañosas o selváticas.

Su hábitat natural se encuentra en Paraguay, Uruguay, Brasil, Argentina, Chile, Costa Rica y Colombia.

Actualmente, el mayor número de ejemplares está en Argentina. Justamente, es en las provincias de la Patagonia, Entre Ríos y Corrientes donde se concentran los mayores esfuerzos de repoblación de la especie.

También están protegidos en estas zonas gracias a la legislación local, que regula la actividad de los parques nacionales creados en el país para tal fin.

Calificación: 0/5 (0 votos)
Calificación: 0/5 (0 votos)