El hábito de fumar resulta difícil de dejar, pues tanto la adicción psicológica como la química complican mucho la tarea, aunque ya hayas tomado la decisión.

Muchos intentan dejar el hábito con la ayuda de pastillas, chicles o parches de nicotina, entre otras formas, pero sin conseguir buenos resultados. Sin embargo, ¿te imaginas que pudieras seguir “fumando” pero dejando atrás los aspectos dañinos del hábito? Sí, esto es posible gracias a los cigarrillos electrónicos.

Los e-cigarrillos son una alternativa a tener en cuenta para todas aquellas personas que desean dejar de fumar pero tienen dificultades para conseguirlo, o para aquellos que no quieren renunciar del todo al hábito. Son el 95% menos perjudiciales que los cigarrillos convencionales, no dañan a los fumadores pasivos —por eso se pueden utilizar en los espacios interiores sin ningún problema— y el 92% de los 460.000 españoles que los emplean han conseguido dejar de fumar, según datos del Eurobarómetro. Fantástico, ¿verdad?

Mientras 700.000 personas mueren anualmente en la Unión Europea debido al tabaco y es la causa de muerte evitable más importante, el vapeo salva vidas.

Qué es el cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico se trata de un dispositivo que tiene la capacidad de recrear la “experiencia” de fumar de un modo bastante realista, ya que también satisface el hábito psicológico de tener el cigarrillo en la mano y el hecho de exhalar el humo. De esta forma se usa para reemplazar al cigarrillo tradicional y se reduce el consumo de las sustancias adictivas y perniciosas.

Otras ventajas de los e-cigarrillos son: resultan más económicos y los e-líquidos utilizados para vapear están disponibles en una gran variedad de sabores y con diferentes dosis de nicotina. Algunos de los sabores más populares son el tabaco clásico, la vainilla, el mentolado y el café, entre otros. En la página web de IVapeo (https://www.ivapeo.com/es/3-eliquidos) disponen de los mejores precios y marcas, con distintas graduaciones de nicotina y sabores para todos los gustos, desde las notas más dulces, afrutadas y refrescantes hasta los aromas de bebidas. ¿Cuál prefieres tú?

Cómo funciona el cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico tiene en su interior un cartucho, en el cual se introduce el e-líquido. Una batería eléctrica calienta este líquido y lo convierte en vapor cuando inhalamos por la boquilla, con lo que se logra imitar el humo de un cigarrillo tradicional. Por otra parte, en el extremo del e-cigarrillo se enciende una luz LED roja, creando la ilusión de que se trata de un cigarrillo real encendido. En iVapeo han creado un gráfico para explicar de forma muy sencilla y visual el funcionamiento del cigarrillo electrónico, incluyendo más detalles.

Para empezar a usar el e-cigarrillo, el primer paso es cargar la batería ajustándose siempre a las instrucciones del fabricante. El siguiente paso será rellenar el cartucho con el líquido que hayamos elegido y ¡a vapear!

La nicotina y el cigarrillo electrónico

La mayor parte de las personas que recurren al e-cigarrillo porque desean dejar de fumar utilizan líquidos con nicotina. Cada uno escoge la dosis que considera más adecuada y, por lo general, la van disminuyendo a medida que pasa el tiempo y se reduce su nivel de adicción, hasta terminar vapeando con e-líquidos que no contienen nicotina.

Al contrario de lo que se suele creer, la nicotina no resulta perjudicial siempre que se consuma en la cantidad permitida. “Nos estábamos basando en investigaciones sobre la toxicidad de la nicotina realizadas en el siglo XIX, por lo que su peligrosidad estaba sobrevalorada”, señala Carmen Escrig, doctora en Biología Celular y Genética por la Universidad Autónoma de Madrid.

“Un usuario del cigarrillo electrónico jamás podría llegar a tener problemas graves por intoxicarse a causa de la nicotina”, asegura la doctora.

Eduardo Rada
Calificación: 5/5 (1 votos)

Esto tienes que compartirlo...

¡No te lo pierdas!