¿Qué hacer si necesita solicitar una receta médica en otro país?

Muchas de las personas bilingües o políglotas son capaces de traducir documentos de temáticas generales respetando lo que dice el texto original. Documentos como noticias, biografías, canciones, textos académicos y otros pueden ser realizados sin mayores complicaciones por personas que no cuentan con título de traductor e incluso podrían usarse traductores automáticos que realicen el trabajo con una calidad aceptable. A ellos es que acudimos cuando necesitamos traducciones no vitales. 

Sin embargo, cuando se trata de documentos cuya temática es especializada, definitivamente es mejor recurrir a un profesional. Las traducciones relacionadas con el área de la medicina son parte de ellas.

Los traductores profesionales que se dedican a realizar traducciones en la temática médica han realizado estudios especializados para ser capaces de hacer este trabajo y saben qué documentos consultar a la hora de tener que homologar términos en el texto según el idioma e incluso el país de donde se requiera el texto.

Las traducciones médicas pueden ser requeridas en diversos casos. Por ejemplo, puede ser necesitada por un paciente que va a ser trasladado a otro país o que desea que su caso sea revisado por un profesional de otro país. También puede ser requerida por personal médico que ha adquirido un aparato y necesita la traducción del manual técnico. Incluso, cuando un medicamento no se consigue en un país es probable que se intente su búsqueda y compra en otro país, por lo que la traducción de la receta médica y hasta la composición farmacológica es necesaria para tener la certeza de que se adquirirá el medicamento necesario.

Un traductor médico es capaz de interpretar y traducir no solo récipes médicos, sino también informes médicos, artículos científicos, facturas médicas, textos médicos, manuales de equipos médicos y más. Este tipo de documentos definitivamente no puede ser traducido por un traductor automático o por una persona que no cuenta con el título respectivo, ya que un error en el texto final podría conllevar consecuencias hasta fatales.

La comprensión de la terminología médica es complicada incluso cuando se trata del mismo idioma. No basta con hacer la traducción literal de los términos médicos para lograr una traducción de calidad. Es por ello que se recomienda que este trabajo sea realizado por profesionales certificados.

Si aún se requiere tener mayor certeza de que la traducción médica es altamente confiable, se pueden solicitar los servicios de traductores aún más especializados. Por ejemplo, para traducir una factura médica, además del conocimiento de la terminología médica, se requiere tener conocimiento de la terminología financiera. E incluso es aún mejor cuando la traducción es realizada por personas que tienen conocimiento del país donde se usará la traducción, ya que incluso entre países que hablen el mismo idioma, la terminología tanto médica como financiera, puede variar. Y esta es una ventaja que puede encontrar en sitios que reúnen de forma virtual a traductores de todas partes del mundo.

A la hora de seleccionar una empresa para realizar este tipo de traducción, le recomendamos que verifique que se trate de un grupo de profesionales certificados y que el sitio en cuestión cuente con profesionales de todo el mundo.

Calificación: 5/5 (1 votos)