Adivina: ¿Qué tienes en casa que mata a más de dos millones de personas al año?

Muchas veces la vida nos trae sorpresas que no podríamos prever. Sin embargo, las peores son aquellas que se nos vaticinaron y aun así decidimos ignorarlas. Hasta que vienen. Y con ella los números, las estadísticas. Así, nos damos cuenta de que aquello que nos decían no era broma y tarde o temprano puede venir por nosotros.

Ese enemigo del que hablamos está con nosotros al menos tres veces al día (y puede que más).

Fácil de consumir y duro de abandonar

Comenzamos por lo básico: es un mineral. ¿Aún no lo captas? ¿Qué mineral puede ser tan común en nuestra vida y a su vez tan nocivo?

Sí, ese mismo: la sal.

Basta un estudio para demostrar cuán mortal puede llegar a ser. En el año 2010, en todo el mundo murieron nada más y nada menos que 2,3 millones de personas por consumir el doble de sal de lo recomendado diariamente.

La sal mata y es fácil de consumir y duro de abandonar

Esta cifra se conoció gracias al esfuerzo mancomunado de cuatrocientos ochenta y ocho científicos de más de cuarenta países para un encuentro de la Asociación Americana del Corazón.

El dato es alarmante, ya que implica que el 75% de la población mundial tiene el mismo volumen de consumo que aquellos que murieron debido a varias cardiopatías, de las cuales el infarto es la causa más común de muerte.

¿Qué dicen las organizaciones?

Pues bien, la Organización Mundial de la Salud estima que deberíamos tener un consumo diario no mayor a los dos miligramos.

Sin embargo, entre la cantidad que les ponemos a esas patatas fritas el viernes por la noche y las salsas untadas al resto de las comidas de la semana, ingerimos nada menos que cuatro mil miligramos.

Europa y África, líderes del consumo

Tres países lideraron las cifras de muerte por consumo de sal: Ucrania, Rusia y Egipto.

Por su parte, también hubo países que se caracterizaron por lo contrario, siendo los ganadores Catar, Kenia y los Emiratos Árabes Unidos.

De todas formas, el continente donde naciste no es excusa para no mejorar tu alimentación. ¡Y menos en una sociedad globalizada!

¿Salvarme yo? ¿Cómo?

La sal mata

La recomendación está en reducir, cuando no eliminar, alimentos que por naturaleza tienen grandes cantidades de sodio. Algunos de los que más sal contienen son:

  • Pan
  • Carnes curadas
  • Pizzas
  • Hamburguesas
  • Sopas enlatadas

En caso de que estés en el supermercado y no tengas manera de saber si el nivel de sodio es alto o no, grábate esto en tu mente: evita comprar productos que tengan más de doscientos miligramos de sodio por porción.

Calificación: 5/5 (6 votos)
Calificación: 5/5 (6 votos)