¿Qué hay que saber sobre los implantes capilares?

Hoy en día, la cirugía estética cada vez es más popular, teniendo en cuenta que, gracias a este tipo de intervenciones, las personas pueden conseguir el aspecto que siempre han deseado o incluso acabar con algunos problemas e imperfecciones. Aunque habitualmente este tipo de operaciones se relacionan sobre todo con las mujeres, lo cierto es que cada vez hay más hombres que también están apostando por ellas.

De entre las intervenciones de estética más comunes entre el sexo masculino, sin duda alguna, los implantes capilares están adoptando un mayor protagonismo. Hay que decir que cada vez hay procedimientos mucho más avanzados que permiten que un hombre pueda volver a lucir un buen cabello, con las mejores características.

¿En qué consiste un implante capilar?

Cuando se habla de implante capilar, se está haciendo referencia a un tratamiento quirúrgico que tiene como objetivo restablecer el cabello en las zonas de la cabeza que se han perdido. Si bien, lo normal es que esta intervención se haga sobre el cuero cabelludo, también, en ocasiones, se puede llevar a cabo en otras zonas como las cejas, la barba o el pecho.

Habitualmente, la principal causa de la pérdida del cabello suele ser tener un problema como la alopecia, aunque también es frecuente que ocurra esta por efectos secundarios de tratamientos médicos o sufrir cuadros de estrés y ansiedad. Hay que decir que este tipo de intervenciones es más frecuente en los hombres, debido a que suelen sufrir más estos problemas, si bien, también están disponibles para aquellas mujeres que presentan alopecia hereditaria.

Es importante mencionar que se trata de una cirugía bastante simple, teniendo en cuenta que, a la hora de llevarla a cabo, tan solo se necesita anestesia local y los materiales necesarios para la intervención. Además, la operación apenas dura unas horas y la estancia en el centro en el que se haga, es de tipo ambulatorio. Si bien, las revisiones periódicas serán obligatorias durante un tiempo.

¿Cómo se lleva a cabo esta intervención?

Como ya se ha mencionado, los implantes capilares son muy sencillos de realizar, siendo el principal objetivo injertar el pelo en las zonas de la cabeza donde más se ha perdido.

Para llevar a cabo la intervención, lo primero que debe hacer el especialista es dibujar una línea en la frente con el fin de que sea la guía para poder hacer el injerto.

Seguidamente, el profesional comenzará a extraer los folículos pilosos de aquellas zonas donde aún hay pelo, que, generalmente, suele ser en la parte posterior o en los laterales de la cabeza. Una vez hecho este paso, se preparan con un compuesto específico los folículos para iniciar el injerto en la zona en la que se va a intervenir.

Precisamente en esta área, se crean unos pequeños canales para poder añadir los folículos previamente extraídos y preparados.

Tras la intervención, y pasadas unas horas, se dejará al paciente instrucciones específicas para el mantenimiento y cuidado de la zona del injerto, es decir, cómo lavarlo, masajearlo, o incluso la medicación que debe tomar si fuera necesario.

¿Cuáles son las técnicas más utilizadas?

En la actualidad, para poder hacer un implante capilar, se pueden utilizar diferentes técnicas, todas ellas diferenciadas en función de cómo se van a introducir los folículos.

Así, está el injerto tipo FUE que es el más sencillo, ya que en la zona que se va a intervenir, se abren los microcanales y se lleva a cabo el injerto con unas cuchillas específicas de acero.

Por otro lado, está el FUE Zafiro, que es una técnica muy similar a la anterior, aunque con la principal diferencia de que los microcanales se abren con hojas de zafiro, de ahí su nombre.

Finalmente, se puede hablar del tipo DHI, la más diferente de todas, puesto que el injerto no se lleva a cabo a partir de los microcanales, sino que se utiliza una aguja a través de las cuales, se inserta el folículo.

Calificación: 0/5 (0 votos)