All Blacks

¿Sabes de qué deporte es el equipo deportivo con más éxitos de la historia? Te podemos adelantar que no estamos hablando del F.C. Barcelona, ni de los Chicago Bulls.

En todas partes el deporte es un espectáculo fundamental para las masas. La afición al fútbol en casi todo el planeta, lo mismo que al beisbol, el rugby o el cricket, define gustos y tradiciones en los pueblos, invoca cantos y, en fin, forma parte del espíritu de la nación. Y esto último es tan cierto que en muchos casos la cancha de juegos se convierte en un reflejo de la política internacional. Hay quien dice que el deporte permite dirimir las diferencias políticas que la guerra no.

El sentimiento de arraigo se hace aún mayor cuando aparecen equipos muy dominantes que se disputan en ligas y campeonatos la supremacía. Esa rivalidad se alimenta del triunfo, que invita a la celebración;  e igualmente de la derrota, que llama a la solidaridad. Pero siempre hay un sentimiento de fidelidad e identificación hacia los colores del equipo. Sin embargo, hay un equipo deportivo que puede darse el lujo de respaldar con números una realidad incontestable: son los mejores en su clase.

 

La danza maorí que le da la vuelta al mundo

La selección nacional de rugby de Nueva Zelanda, también conocido como los All Black (todo negro) por su distintivo uniforme negro, tiene el palmarés más impresionante que pueda exhibir equipo deportivo alguno, en cualquier disciplina, en la faz de la tierra. Ni siquiera los gigantes de la NBA estadounidense  ostentan un récord similar.

La selección de rugby neozelandesa ha ganado más del 76% de los juegos oficiales en que ha participado desde su aparición en 1884. Son el único equipo deportivo en cualquier disciplina que tiene record positivo contra todas las selecciones que ha enfrentado y contra todas juntas también. Desde su primer partido internacional, en 1905, sólo cinco selecciones han podido ganarle alguna vez (no muchas, cabe decir) a Nueva Zelanda: Australia, Francia, Gales, Inglaterra y Sudáfrica.

Los All Black tienen como ritual realizar la Haka antes de cada partido. La Haka es una danza del pueblo maorí, propio de las islas oceánicas, que intentaba intimidar al enemigo y disuadirlo de presentar combate. No sabemos si la haka tiene algo que ver en estos resultados pero se ha convertido en una leyenda y muchos equipos locales tienen sus versiones.

Estos plusmarquistas tienen aún más con qué sorprendernos. Hay un ranking internacional de Rugby, similar al que en torno al fútbol publica la FIFA, que se actualiza constantemente. Desde su creación en 2003 hasta 2009, los All Black estuvieron en el primer lugar el 82% del tiempo, y de 2009 hasta hoy no han sido batidos nunca.

También existe un torneo originalmente llamado “Torneo de las tres naciones” que se jugaba contra Australia y Sudáfrica, y que desde 2012 se conoce como Rugby Championship, con la incorporación de Argentina. En su primera etapa, de 1996 a 2011, los All Blacks ganaron 10 de los 16 campeonatos, y de la nueva etapa se llevaron los de 2012, 2013 y 2014. En 2015 venció Australia.

El Campeonato Mundial de Rugby, equivalente a la Copa de la FIFA, es otro departamento en el que Nueva Zelanda se destaca. Este campeonato se juega cada cuatro años y de las ocho ediciones que se han realizado, los All Black han ganado tres. Es como si un país acumulase ocho campeonatos de la FIFA.

Si algo faltaba, también son dueños del resultado más abultado de la historia del rugby al vencer a Japón 145 a 18. En contraparte, la selección que más trabajo le da a Nueva Zelanda es Suráfrica, que gana 4 de cada 10 partidos entre ellos.

 

Las derrotas también hacen la historia

Los All Black han sufrido pocas derrotas, pero algunas muy contundentes. Su primer juego internacional, contra Australia, culminó en una estrepitosa derrota 22 a 3. También han tenido temporadas duras, como la del año 1949 en la que el equipo perdió todos sus partidos.

Uno de los momentos más importantes de este super equipo deportivo fue la final de Campeonato Mundial de Rugby de 1995, que se jugó en Suráfrica, y que suponía para los anfitriones el regreso al deporte tras largos años de suspensión debido al sistema de dominio racial llamado “apartheid”. La final de ese campeonato, entre surafricanos y neozelandeses implicó un delicado cabildeo político que fue inmortalizado en la película Invictus. Para bien de la nación de Nelson Mandela, su selección venció 15 a 12 en tiempo extra en un ejemplo muy claro de cómo se asocia el deporte a los sentimientos patrióticos.

Apostamos a que no sabías de esta extraordinaria selección y su impresionante récord. Te invitamos a que compartas con tus contactos esta información a través de las redes sociales.

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre