Encuentra a Sirius, la estrella más brillante de nuestro cielo

No hay nada como una buena noche estrellada. Poco importa si vives en el campo o en la ciudad: a todos nos fascinan las formas que adquieren las constelaciones en el cielo.

Ciertamente, el lugar ayuda. No es lo mismo verla desde el piso cinco de un apartamento en Nueva York que en mitad del Sahara. Y, cuando las condiciones ayudan, se pueden ver las diversas gamas que cada una de ellas nos pueden ofrecer.

Mira hacia arriba. Contempla. ¿Ves que hay una que de pronto tiene más luz que otras, tan pequeñas que parecieran que titilan? Algunas incluso dan la impresión de ser aviones que pasan por ahí.

Pero si miras con detenimiento podrás darte cuenta de que hay una con un brillo especial que es inconfundible: se trata de la famosa estrella Sirius, líder de luz de nuestro cielo terráqueo.  

¿Dónde? No la veo

Una buena manera para encontrarla es a través del conocimiento de las constelaciones. De todas, la que nos interesa es Canis Major (o el Can Mayor, por su voz latina), específicamente en el hemisferio sur.

Canis Major
Canis Major

Allí encontrarás el llamado cinturón de Orión y, justo en el medio, encontrarás a Sirius. Su fulgor será su mejor forma de saber que la has encontrado.

Claro está, muchas personas no la ven blanca totalmente, sino como si fuese un pequeño arco iris. Y tienen razón, pues la atmósfera de la tierra, al entrar en contacto con la luz de las estrellas, la fragmenta, generando esa calidad cromática.

¿Más brillante, más grande?

Esta es una pregunta interesante que se hace la gente cuando la ve: ¡Ah!, ¿entonces esta es la estrella más grande de nuestro sistema solar?

Ni en broma. Lo que ocurre, y esto es algo fácil de percibir con conocimientos básicos de física, es que se trata de un astro ubicado a nada más que 8611 años luz de nosotros.

Eso, en términos de jornada laboral sin duda es un viaje tremendo, pero en términos astronómicos, es como ir a comprar al súper que está enfrente de casa.

En consecuencia, como está más cerca, se ve más grande, ergo, su luz irradia con mayor fuerza en nuestro campo visual. Simple, ¿verdad? Pero no por ello menos imponente y, valga decirlo, hermoso.

Calificación: 5/5 (8 votos)
Calificación: 5/5 (8 votos)