Hay todo un universo de negocios fluyendo más rápido que nunca en torno al comercio electrónico y la venta online. Tú también puedes sacarle partido.

El sector de mayor crecimiento en el mundo actual en la última década, es sin duda, el de las telecomunicaciones. Basta con ver una imagen de un concierto de hace 10 años y otro de hoy para notar un impresionante cambio: los teléfonos o móviles inteligentes están en todos lados, llevando mensajes de un lado a otro de manera incesante

Pero este cambio no es apenas una fiebre juvenil o un divertimento: el cambio es real y hay todo un universo de negocios fluyendo más rápido que nunca en torno al comercio electrónico. Los stocks agotados pueden reponerse de inmediato con sólo un click.

¿No es raro hacer negocios sin vernos a la cara?

Para muchas personas es difícil confiar en una máquina, pero si nos detenemos a pensar, veremos que cada vez más, hay máquinas manejando nuestro dinero. Desde los cajeros automáticos hasta las centrales telefónicas automatizadas de los bancos, o las compras de una entrada al cine a través de la web, el comercio electrónico es una de las características de nuestro mundo actual.

Como en todo negocio, la confianza es clave, pero esa confianza se construye a partir de rígidas normas de seguridad. En Internet, si un sistema falla, se sabe de inmediato y la confianza en el mismo se viene a abajo en un dos por tres. Por esa razón, todos los sistemas de comercio electrónico se realizan sobre plataformas que han sido probadas y comprobadas bajo las normativas más estrictas que podamos imaginar.

Entonces, aunque no les veamos la cara a los señores detrás del mostrador, sí podemos constatar una reputación electrónica, que es bastante más difícil de construir y mantener que la cara amable de un vendedor. Si compramos o vendemos al mayor, podemos saltarnos a un montón de intermediarios. Es lo que se llama comercio B2B (Business to business) o de negocio a negocio.

No se trata de un campo marginal ni mucho menos. En 2015 se negociaron 840 mil millones de dólares por vía electrónica y el sector sigue creciendo. De los 25 países con mayor volumen de comercio electrónico, 13 están en Europa.

Proveedores seguros y plataformas virtuales

Para hacer más fácil la búsqueda de proveedores o compradores, se han organizado mercados virtuales de comercio electrónico, modalidad que permite una enorme fluidez a las empresas y sus mercancías. La venta al por mayor online con Zentrada es más fácil ya que es una plataforma que pone en contacto a proveedores mayoristas y compradores profesionales. Además, garantiza que el producto que llega a cada empresa sea exactamente el que se había pedido.
El e-commerce llegó para quedarse y el momento es perfecto para incorporarse a una ola creciente. La inversión necesaria para incorporarse a este mercado es pequeña y las ventajas son muchas; sobre todo, porque al hacer presencia en un mercado virtual, su marca adquiere prestigio y presencia internacional.

Eduardo Rada
Calificación: 0/5 (0 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre