Stalin usó un laboratorio de excrementos para espiar a otros líderes

Un antiguo agente soviético ha destapado un proyecto que se llevó a cabo bajo las órdenes de Stalin, donde se analizaban las heces de líderes políticos.

Igor Atamanenko, un agente retirado de la Unión Soviética, asegura haber encontrado pruebas de que Josef Stalin (1878-1953) espió a Mao Zedong y a otros líderes de su época utilizando un método muy particular: el análisis de sus heces. Su objetivo era efectuar retratos psicológicos de los grandes mandatarios.

Según la información que ha publicado la prensa rusa, Stalin ordenó a la policía secreta que creara un departamento especial para llevar a cabo estas tareas de espionaje, conformando un auténtico laboratorio de excrementos.

Un proyecto extravagante

Atamanenko destapó este proyecto tras realizar una investigación en los servicios secretos rusos. Según descubrió, Lavrenti Beria, hombre de confianza de Stalin, se encargó de organizar el laboratorio de heces.

“En aquellos tiempos, los soviéticos no disponían de los actuales sistemas de espionaje, por eso inventaron una forma más extravagante de obtener información sobre las personas”, explicó el agente retirado.

Si detectaban en las heces altos niveles del aminoácido triptófano, por ejemplo, comprobaban que se trataba de una persona tranquila. En cambio, consideraban que la ausencia de potasio en los excrementos delataba un temperamento inquieto.

La visita de Stalin

En diciembre del año 1949, Mao Zedong (1893-1976) estuvo 10 días de visita en Moscú. Según Atamanenko, los espías rusos instalaron unos inodoros especiales para el líder comunista; estaban conectados a unos contenedores en lugar de a las tuberías. Sus excrementos se analizaron en el laboratorio y, después de conocer los resultados, Stalin firmó un acuerdo con el líder chino.

Nikita Khrushchev, sucesor de Stalin, cerró el laboratorio de excrementos.

La BBC se puso en contacto con el Servicio de Seguridad Federal de Rusia para que confirmaran o negaran la existencia de este extravagante proyecto, pero solo obtuvieron una vaga respuesta: “No podemos comentar nada al respecto”.

Andrés Román
Calificación: 4/5 (1 votos)

Responder

Deja tu comentario
Introduce tu nombre